miércoles, 16 de octubre de 2013

UN PORTAL HACIA OTRA DIMENSION: ALAN MOORE, DAVE GIBBONS Y NEIL GAIMAN

Artículo de The Comics Journal nº 116, Julio de 1987.

Watchmen, quizá una de las más reflexivas interpretaciones del género de los superhéroes, se encuentra en la cúspide de la exploración del mercado del cómic para adultos realizada por DC durante los años 1986 y 1987. Programada para finalizar en su doceavo número este verano, Watchmen ha demostrado a los fans y a los profesionales de los tebeos por igual que una serie de tebeos que emplea técnicas literarias, con diferentes capas temáticas y argumentales en cada número, atención compleja y precisa al detalle, evidente no sólo en el guión sino también en el dibujo, y el deseo de retratar las crisis genuinas a las que el mundo se enfrenta hoy en día, podría suponer tanto un éxito comercial como creativo. Lo que sigue es una charla celebrada en la "Comic Art Convention" en Londres el 21 de septiembre de 1986, entre los creadores de la serie, Alan Moore y Dave Gibbons, sobre la influencia y el pensamiento detrás de Watchmen. De moderar la mesa se encargó el guionista de cómic británico Neil Gaiman.

NEIL GAIMAN: Pensaba comenzar con un par de preguntas para Alan y Dave sobre la génesis de Watchmen: ¿cómo comenzó todo, cuando le pidieron a Alan que se encargase de algunos superhéroes de la Charlton, y las cosas se terminaron convirtiendo en este cómic tan notable en el que se ha acabado convirtiendo?
ALAN MOORE: Nadie nos pidió hacer nada con los superhéroes de la Charlton. Yo creía que los personajes estaban a disposición de cualquiera, y no había oído hablar de que se estuviera intentando hacer algo con ellos. Eran sólo un buen grupo de personajes, inocentes, lo cual siempre significa juego limpio (hablo en serio), y era como un universo autónomo formado por cuatro o cinco personajes, y entonces me dije que estaría bien cogerlo y hacer lo que quisiéramos. Así que empecé a hilvanar algunas ideas. Al principio sólo iba a ser una novela de misterio: "¿Quién mató al Peacemaker?", eso era todo. Le enviamos todo el material a Dick Giordano, aunque sabíamos que algunas cosas eran extremas. Queríamos tratar a Question de forma mucho más extrema de como había sido tratado con anterioridad. A Dick le encantó nuestra versión, pero sentía un afecto paternal por esos personajes de su época en la Charlton, así que tampoco quería dejar sus bebés a los carniceros, y para decir la verdad, eso es lo que habría sido en realidad. Nos dijo: "¿Podéis cambiar a los personajes inventando otros nuevos?" Al principio no estaba seguro de que fuese a funcionar, pero cuando Dave y yo nos juntamos y empezamos a planear las cosas, todo fue encajando en su sitio y nos pareció que funcionaba muy bien. Ahora estoy mucho más contento de haberlo hecho con personajes originales propios. Es mucho mejor de como habría funcionado si hubiésemos cogido al Capitán Atom, a Blue Beetle y los demás, y estoy muy contento por ello. Dave y yo queríamos hacer algo juntos desde hacía mucho tiempo, así que cuando se nos presentó la oportunidad estuve encantado de poder trabajar con Dave, y Dave dijo que estaría encantado de trabajar conmigo, y eso fue todo.

DAVE GIBBONS: Si, estoy de acuerdo. La gente me pregunta cómo terminé involucrándome en la serie, y ni siquiera lo recuerdo. Alan me envió una sinopsis. Habíamos pensado en un montón de cosas que queríamos hacer en DC: series con el Detective Marciano y los Investigadores de lo Desconocido, y algunas de esas muestras nos llevaron hasta Watchmen.

MOORE: Algunas, si. Estuvimos hablando sobre los proyectos que queríamos hacer, pero los fuimos descartando. Al final, si te lees la sinopsis original de Watchmen te puedes dar cuenta de que es el esqueleto desnudo de la serie. Es el argumento, pero desde entonces las cosas se han ido desarrollando de forma sorpresiva, porque por una parte tenemos todo ese otro material que hemos ido introduciendo, todas esas cosas más profundas, los elementos intelectuales. [Risas.] No lo teníamos planeado. La verdad es que el proyecto parece haber adquirido una identidad propia desde que al principio pensamos en rechazarlo, lo que está muy bien.
GAIMAN: ¿Cuánto "feedback" había entre vosotros?

GIBBONS: Alan hizo una inteligente sinopsis bastante detallada que en un principio visualicé para los personajes de la Charlton, aunque me parece recordar que en cuanto al diseño de los personajes, Alan me dijo los nombres y una especie de descripción de cada uno, pero no había nada específico sobre la forma en que vestían. En realidad, tampoco me senté y me dije: "Ahora voy a diseñar a los Watchmen." Lo hice en mis ratos libres, y puede que me pasara dos o tres semanas haciendo únicamente bocetos. Un día Alan se acercó a mi casa, y nos pasamos el día entero mirando los dibujos y hablando de sus posibilidades. Ahora parece como si los personajes de Watchmen siempre hubiesen estado con nosotros. Como hemos trabajado tanto con ellos desde entonces, no me acuerdo demasiado bien de cómo se fueron desarrollando las cosas.

MOORE: Cuando Dave y yo riñamos dentro de un par de años, este es el tipo de cosas que tendremos que discutir. Algunas ideas como... ¿cuándo decidimos que el Dr. Manhattan iría sin nada de ropa encima? Me acuerdo de que estábamos charlando sobre el tema y me recuerdo diciendo: "¿De verdad van a dejar que nos salgamos con la nuestra, que no le pongamos nada de ropa?"

GIBBONS: “¿Deberíamos seguir adelante?" "Claro.” Y de hecho, no pusieron objeción alguna.

MOORE: Parece tan inocente... Si haces que el personaje sea tímido, entonces parece extraño, pero si está simplemente caminando en pelotas y nadie le hace caso, de alguna manera parece como si tuviese un aspecto muy inocente. En el tercer y cuarto número aparecía un desnudo frontal masculino completo, y ni siquiera nos percatamos de ello, la verdad. Aparece en el tebeo, pero ¿y qué? es como muy casual.

GIBBONS: El otro día estuve revisando algunos de los "sketches" originales, y me di cuenta de que hemos terminado llevando a cabo muchas de nuestras primeras ideas. Los anuncios de DC que promocionan Watchmen provienen de pequeños garabatos que hizo Alan aquel día que pasamos juntos, y no son más que copias de lo que habíamos ideado. El aspecto y el diseño del número con el reloj dando vueltas y todo lo demás es nuestro instinto primario con muy pocos arreglos.

GAIMAN: ¿Cuál fue la reacción de DC cuando le presentásteis un título en el que no hay gente peleándose en la portada y con un argumento en el que la gente gotea sangre y todo lo demás?

MOORE: Seguro que algunos se pusieron nerviosos, pero hay que darle a DC todo el crédito por respaldarnos a lo largo de todo el camino. Se podría decir que dibujar únicamente una tarjeta de identificación como portada parece todo un suicidio comercial, o la estatua de la siguiente, o el símbolo radiactivo de la tercera y así sucesivamente, y además se trataba de un nuevo título sin superhéroes conocidos. Puede que el nombre de Dave y el mío vendan unas cuantas copias, pero no hay mucho más que atrape al lector. El título aparece en vertical en la cubierta, lo que no siempre hace que sea fácil verlo en las estanterías si los libreros no lo dejan bien a la vista, pero DC se dio cuenta de lo que queríamos hacer, estábamos intentando producir un título radical que tal vez pudiese atraer a la gente que no estaba interesada en los cómics, que quizá se podía poner a la venta en Waldenbooks o algo así, y ante el que la gente diría: "Oh, esto no se parece a un cómic. Me lo voy a comprar." La gente de DC nos respaldó siempre y ha supuesto un gran apoyo, incluso en nuestros excesos más grotescos.
GIBBONS: Me acuerdo particularmente de las portadas. Le dimos muchas vueltas a lo que queríamos que apareciese en ellas, y sabíamos que fuera lo que fuese, no iban a ser escenas de lucha ni figuras a página completa de un superhéroe. Después de dibujar el primer número me dije: "tal vez podríamos sacar el "smiley" en portada", y al dibujarlo y tener inmediatamente una buena idea de por dónde iba la serie, se me vinieron a la cabeza otros seis diseños de cubiertas. Creo que al principio, a DC no le enviamos la portada del primer número y ya está: "aquí tenéis este "smiley", la portada del primero," sino seis o siete, todas trabajadas un poco como si fuesen de diseño gráfico, es lo que estábamos intentando vender. Posteriormente, fue idea de Alan llevar las cosas un poco más lejos y hacer que cada portada fuese la primera viñeta de la historia, lo que también me parece una idea muy poderosa. Pensamos en la serie como una especie de cruce de caminos. La portada de Watchmen se encuentra inmersa en el mundo real y parece muy real, pero también empieza a convertirse en un comic book poco a poco, es como un portal hacia otra dimensión. Mientras estábamos trabajando en el cómic, solíamos pensar cosas parecidas.

MOORE: Cada vez Watchmen se estaba haciendo más complejo, y siguió igual hasta el final. Al empezar se nos ocurrieron todas esas ideas inocentes, como la de poner el "smiley" en la portada del primer número y que fuese la primera viñeta de la historia, y creo que fue bastante inteligente hacerla aparecer también en la última viñeta. Además se nos ocurrió la estatua del segundo número, y fue justo entonces cuando se convirtió en una de las características de la serie, así que tuvimos que hacerlo en todos los números. Luego están las pequeñas citas al final de los episodios que no aparecían en los tres primeros números, pero ahora están funcionando perfectamente, con ellas enlazamos toda la historia. Parecía muy inteligente y con estilo, y era elegante y sofisticado, pero cuando llegas al número ocho, empiezas a pensar: "Cristo, se parece a todos esos títulos del episodio que comenzaban con "V" [en V de Vendetta], y a veces parece como un castigo que nos hayamos impuesto. La historia ha acabado convirtiéndose en un asunto cada vez más complejo.

GIBBONS: Podría ser una de las respuestas a las siguientes preguntas, pero es que es cierto que deberíamos hacer sonar el tema musical de "Twilight Zone" [Dimensión Desconocida, 1959] mientras hablamos, porque a lo largo de la serie se han ido produciendo algunas coincidencias completamente espeluznantes. Por ejemplo, en el número que acaba de aparecer, el quinto, que trata sobre la simetría y aparece una escena en donde acaban de llamar a los dos detectives que habíamos presentado antes para que acudan a ese apartamento en el que un anciano hippie... [mira a Alan, el público se ríe]... ha acabado matando a sus hijos para que no mueran en medio de una guerra nuclear. tal y como nos tiene acostumbrados, Alan hizo un montón de sugerencias para la decoración del apartamento, y me dije: "Lo que necesitamos de verdad es un cartel de rock de los años sesenta," pero no conocía nada sobre los grupos de rock de los sesenta...

MOORE: [Incrédulo.] Oh, ho, ho.
GIBBONS: Bueno, conozco montones de grupos de rock de los cincuenta. Supuse que un póster de los Grateful Dead pegaría muy bien, porque lo puedes relacionar con esos niños muertos [dead], y con que deberían estar agradecidos [grateful]... [risas del público]... así que me gustaría hacer hincapié en que aunque no poseo ningún álbum de Grateful Dead, tengo un libro que se llama "The Album Cover Album", y busqué Grateful Dead en el índice, y apareció un disco titulado "Aoxomoxoa", que es una palabra simétrica.

MOORE: Además es una portada de Rick Griffin, que es absolutamente simétrico.

GIBBONS: Y tenía una calavera, y a lo largo del quinto número aparecen calaveras y tibias en el barco pirata. Y además, esta calavera tiene un huevo en las manos, y el capítulo comienza con Rorschach rompiendo un huevo. Y en la página siguiente del capítulo aparece un disco titulado "Tales of the Rum Runners", y he olvidado de quién era, pero al comienzo del quinto número se puede ver el "Rumrunner Club". ["Tales of the Rum Runners" es un disco de Robert Hunter, también con una portada diseñada por Rick Griffin.]

GAIMAN: John Higgins no ha podido venir a la charla, así que pensaba que estaría bien que Alan y Dave comentaran alguna cosa sobre el coloreado, que es bastante diferente a todo lo que se había visto antes.

GIBBONS: Contar con John fue idea mía, porque siempre me había gustado su forma tan inusual de dar color, y casualmente, me llamó la atención por una historia que había coloreado dibujada por Steve Dillon y guionizada por Alan para ABC Warriors [en el Anual de 2000 AD de 1985]. Creía que era un buen trabajo y no sólo es que admirase su forma de dar el color, lo mejor es que sólo vive a unas ocho millas de mí, lo que significa que en realidad podemos hablar sobre el trabajo y tener algún tipo de contacto humano y no sólo mediante los envíos a través del Océano. No podría estar más feliz con su forma de dar el color. Podría estar más contento con la impresión del título, y creo que gracias al éxito de "The Dark Knight" [Frank Miller], cuando DC tenga nuevamente la oportunidad podría convertir nuestra serie en un tomo a todo color parecido al de "El Señor de la Noche", pero dentro de las restricciones que le han impuesto a John, ha estado haciendo algunas cosas realmente sorprendentes.
MOORE: Siempre me ha gustado la forma de colorear de John, pero solía asociarlo a su trabajo con el aerógrafo, y francamente, he de reconocer que no me gusta el aerógrafo: parece como laca. Me parece que ofrece un aspecto demasiado delicado, incluso aunque haya un montón de trabajo artesanal y habilidad en ese tipo de obras, pero parecen como hechas de plástico. Así que aunque me gustaba la forma de colorear de John, creía que el aerógrafo sobraba, por lo que Dave se lo comentó a John y le contestó: "No, lo colorearé al estilo europeo con colores planos", y me mostró algunos ejemplos y me parecieron maravillosos. Tenía diferentes ideas para colorear la serie. Sé que hay mucha gente que no parece reconocer la labor del colorista. Es algo que ha empezado a cambiar recientemente con gente como Lynn Varley, que obviamente es una colorista maravillosa, y John también entra dentro de la misma categoría. En la mayoría de los cómics el colorista suele decir: "De acuerdo, aquí está Superman, su capa es roja, su traje es azul, y sus botas son rojas", y continua coloreando el traje de Superman de igual forma a lo largo de todo el número, asegurándose de que es el mismo color durante toda la travesía. Lo de John es diferente: "Bueno, este es Rorschach: la gabardina es de una especie de marrón apagado, pero si está en un bar y hay luces rojas en el bar, su color es diferente. Si él está en la calle y hay lámparas de sodio o simplemente la luz de la luna, entonces el colorido es diferente", por lo que el color de los trajes de los personajes cambian de acuerdo a la iluminación que reciben, que es una forma de trabajar mucho más emocional y atmosférica que poner el mismo color directo de plástico de principio a final. El trabajo de John me ha sorprendido muchísimo, y algunas de las escenas han cobrado nueva vida gracias a su forma de aplicar el color. Mientras estaba escribiendo los guiones y mientras Dave estaba con el dibujo pensábamos que John iba a hacer un verdadero buen trabajo y que hasta cierto punto todo lo tendría ya planificado, que se diría: "esto tiene buen aspecto, es bonito", como cuando el Dr. Manhattan está en Marte, con el azul sobre el rosa. Otro aspecto que me parece muy bueno de su forma de colorear se puede ver en el sexto número: es la historia de Rorschach, y es deprimente de verdad. Cuando la leáis, será mejor que dejéis las hojas de afeitar a distancia. La portada es una mancha de Rorschach, una tarjeta de las pruebas de psicología extendidas sobre una mesa, una cubierta bastante simple. John había coloreado la cubierta con un color que es muy cálido y alegre, y tiene muy buen aspecto. Y Dave le preguntó: "Mira, la temática de este número parece bastante sombría. ¿Por qué has coloreado de esa forma tan cálida y alegre la portada?" Y [John] le dijo: "Bueno, ese es el plan. El número comienza de forma muy cálida y alegre, por lo que la he coloreado de esa forma, y en la quinta página se hace un poco más oscuro, y en la página siete más oscuro todavía, y es como si la iluminación estuviese bajando de intensidad a lo largo de todo el número, por lo que cuando llegas al final todo es muy oscuro y muy negro." John utiliza los colores para involucrar al lector de forma emocional, lo que me parece muy inteligente. Es lo que queríamos encontrar mediante el dibujo y el guión, y está muy bien que John también esté intentando hacer lo mismo con el coloreado.
GAIMAN: Dejemos que hagan algunas preguntas desde el público.

PÚBLICO: En la entrevista a Alan de la Q Magazine había una frase que pertenecía a La Cosa del Pantano que afirmaba que si existe un país que necesita asustarse, ese es América, ¿crees que Watchmen ha llevado el concepto un poco más allá?

MOORE: Si. Esto no es un cómic anti-americano, tampoco anti-Reagan, tan sólo son opiniones personales que Dave o John no tienen por qué compartir necesariamente. Son mis sentimientos personales, porque soy guionista y puedo decir lo que quiero, y creo que estamos en un punto en el que cierta parte de la América de Reagan no está asustada. Se creen que son invulnerables. Como si estuviesen animados por un increíble estado de ánimo que los está empujando para llevar a cabo los peores excesos, cosas como el bombardeo de Libia y otras parecidas, y por eso me preocupan y me asustan. La élite del poder estadounidense y una buena parte de la gente que la vota parece tener... creo que el mejor ejemplo es una cita que Clive Barker ha espolvoreado en uno de sus libros: "The Damnation Game" [El Juego de las Maldiciones, 1985], tomada de una exploradora que se llamaba Freya Stark, una maravillosa anciana que recorrió el mundo entero, una pionera increíble, y que escribió una gran cantidad de libros de viajes y dijo algunas cosas muy brillantes, y una de las cosas que dijo es: "la sociedad que conoce el miedo es una sociedad que no se enfrenta a la extinción. La que ha olvidado el miedo es la que realmente se enfrenta a la extinción." Puede que una sociedad piense que puede hacer lo que quiera porque se cree invulnerable, y por eso no tenga miedo y pase por alto el terror hacia los arsenales nucleares, la situación del mundo actual y todo eso y se diga: "Hey, lo estamos haciendo todo bien, las cosas marchan bien." Pero no creo que sea una sociedad saludable. Sé que este sólo es un minúsculo cómic que sale cada mes y que lee un número relativamente pequeño de personas, muchos de los cuales tal vez estén de acuerdo con nosotros de todos modos, por lo que es difícil saber qué efecto puede tener, pero estaba tratando conscientemente de hacer algo con lo que la gente se sienta incómoda. En el tercer número quería comunicar ese sentimiento de: "¿Cuándo va a pasar?" Todo el mundo lo siente. Escuchan un avión sobrevolando por encima de sus cabezas haciendo un ruido muy fuerte, y transcurre como un segundo antes de que se den cuenta al mirar arriba que es un avión. Estoy seguro de que a todos en esta sala les ha ocurrido algo parecido por lo menos una vez. Es una sensación que está rondando en la cabeza de todos, pero nadie suele hablar sobre el tema. A riesgo de hacer un cómic deprimente, pensamos que sería bueno tratar de... sí, tratar de asustar un poco a la gente para que se detuviese por un segundo y reflexionara sobre su país y su política. No es que Estados Unidos sea peor que Inglaterra, que nosotros estemos mejor, porque tenemos nuestra justa parte de extraños líderes políticos. Cuando estaba haciendo "V for Vendetta", el título estaba enfocado en Inglaterra, y Watchmen está dirigido a un público estadounidense, y tenía la intención de hacer que la gente se sintiese un poco incómoda al respecto.
PUBLICO: ¿Hasta qué punto habéis tenido que adaptaros a las formas americanas?

MOORE: Nos han afectado a ambos. Dave está dibujando para los americanos y yo estoy guionizando para los americanos. Cuando hice Swamp Thing, que se supone que está situada en la América real, y justamente pasan cosas muy malas en ella, me anticipé a un montón de problemas desagradables. A veces te puedes fijar en cómo algunos guionistas americanos han tratado Inglaterra en sus obras, con todas esas pequeñas casas de campo en Charing Cross y otras cosas parecidas, y probablemente puede que quieras hacer lo mismo que ellos, y eso me parece preocupante. Cuando empezamos a echar un vistazo, me di cuenta de que puede que de todos modos Gran Bretaña sea un satélite cultural de América, porque hemos absorbido tanta televisión estadounidense, películas y discos, libros y cómics, que tendemos a reconocer sus patrones de lenguaje. Todavía cometo algunos errores, pero sé muy bien cómo es la forma de hablar de los americanos y otras cosas similares. En Watchmen nuestro margen de maniobra ha sido mayor, sobre todo en cuanto al dibujo, porque es un mundo paralelo.

GIBBONS: Creo que uno de los errores que he cometido en el pasado fue cambiar los modos americanos. El dibujo de Linterna Verde me lo tomé en plan “dibujemos un comic book americano,” pero en Watchmen he cambiado al modo Dave Gibbons, y creo que ha sido lo más inteligente. Veo América como una cultura exótica, un país exótico, lejano, y creo que ese es el enfoque que tengo que darle, y gracias a esta perspectiva, es probable que haya conseguido mayor sensación de realidad americana que si realmente estuviese viviendo allí.

MOORE: Creo que incluso Dave ha cambiado algunas cosas del paisaje americano, como los coches, que son eléctricos, los edificios son ligeramente diferentes, el uso de trajes cruzados que viste todo el mundo, los depósitos de electricidad para recargar sus coches en lugar de bocas de incendios, tal vez eso les de a los lectores de allí una oportunidad de ver ciertas partes de su propia cultura como lo haría un extraño. Creo que hay suficientes elementos diferenciadores. Cuando los estadounidenses leen cómics americanos que muestran el paisaje americano, tienden a borrar sus antecedentes, porque les resulta familiar, no tienen que prestar ninguna atención, mientras que creo que en Watchmen la gente se verá reflejada y mirará las viñetas detenidamente, porque es obvio que estamos poniendo un montón de pequeños detalles en segundo plano. Con un poco de suerte, nos ayudará a conseguir que los lectores que viven allí tengan esa sensación de cultura extranjera, que es lo que nos hemos propuesto.

GIBBONS: Resulta muy liberador poder decir que no es este mundo, porque no tengo por qué coger un montón de libros para empantanarme con todas las referencias. Puedo dar la sensación de que es Estados Unidos sin tener que dibujar un cierto modelo de coche, o un determinado edificio, o un emplazamiento determinado. En su lugar dibujo el edificio Chrysler, me apropio de su estilo Art Decó, y al hacerlo lo estoy enlazando con la realidad de una forma bastante convincente.
PÚBLICO: He escuchado el rumor de que han adquirido los derechos de Watchmen para hacer una película y que están trabajando en el guión.

MOORE: El guión todavía no está preparado, pero el rumor es absolutamente cierto, han comprado los derechos del título para hacer una película, y tiene buena pinta. Los compradores hicieron una oferta de una importante cantidad de dinero para comprar los derechos para la pantalla. Todos sabemos que por lo menos hace veinte años que llevan realizando una película de Silver Surfer, por lo que hay una gran cantidad de títulos de los que se han comprado los derechos, pero no puedo prometer que rueden Watchmen alguna vez, aunque todo el mundo parece estar muy dispuesto con este proyecto. Walter Hill no será el director, no sé de dónde puede haber salido ese rumor. Puede que sea porque "48 horas" ["48 Hrs.", 1982] estaba dirigida por Walter Hill y producida por Larry Gordon y Joel Silver, y Larry Gordon y Joel Silver son los que quieren hacer el proyecto. Estuve hablando con Joel Silver por teléfono, y parecía un buen tío. Me dijo que le gustaría que yo escribiese el guión, puede que el próximo año, y también me comentó: "¿Puedes hacerlo viñeta a viñeta, como en el cómic?", pero creo que es mejor no hacerlo de esa forma, porque se convertiría en una mierda de película. [Watchmen] estaba escrito para ser un cómic, no una película, y no son intercambiables, pero que alguien como él quiera hacerlo de esa forma me dice bastante sobre su forma de trabajar. No van a dejar que Rorschach vaya acompañado por un chucho que mueva la cola de forma amistosa. Aunque podría ser una buena idea, ¿no? [Risas.]

GIBBONS: Recuerdo que... ¡esa fue una de mis ideas! Blot, el Perro. [Más risas.]

MOORE: Así que tiene buena pinta. No sé si se llegará a hacer o no, pero las señales son tan buenas que podría ser una buena película.

PÚBLICO: ¿Sois los propietarios de Watchmen?

MOORE: Tengo entendido que cuando Watchmen esté acabado y DC no utilice a los personajes durante un año, entonces serán nuestros.

GIBBONS: Nos pagan una buena cantidad...

MOORE: …para mantener los derechos. Así que básicamente el título no es nuestro, no, pero si DC trabaja con los personajes en beneficio de nuestros intereses, entonces bien podría serlo. Por otro lado, si los personajes han sobrevivido a su tiempo de vida natural y DC no quiere hacer nada con ellos, después de un año serán nuestros y podremos hacer lo que queramos con ellos, por lo que estoy muy contento.

GIBBONS: Eso sí, lo que sería terrible, y DC podría hacerlo legalmente, sería que Rorschach se cruzase con Batman o algo parecido, pero tengo la suficiente fe en ellos para que no lo hagan. Porque entonces seríamos el único equipo que no podrían conseguir para hacer Watchmen II o algo similar, y desde luego no tenemos planeado hacer una secuela.

PÚBLICO: ¿Es posible manejar los superhéroes de forma realista sin las connotaciones fascistas que arrastran?

MOORE: Creo que cuando se anunció Watchmen, todo el mundo dio por sentado que iba a ser el "Escuadrón Supremo", con los superhéroes tomando el poder. Nunca dijimos nada parecido. Dijomos que íbamos a intentar tratarlos de forma realista. Creo que por culpa de Marvelman [Miracleman], que tenía un montón de connotaciones fascistas, la gente ha asumido que los superhéroes acabarían tomando el poder. En realidad no hay ningún superhéroe fascista en Watchmen. Rorschach no es un fascista, está loco. El Comediante no es un fascista, es un psicópata. El Dr. Manhattan no es un fascista, es un cadete espacial. No son fascistas. No han tomado el control de su mundo. El Dr. Manhattan no tiene el control del mundo porque ni siquiera se preocupa por el mundo. Aunque la gente se esperaba algo parecido, nosotros no hemos investigado la idea de los superhéroes como fascistas de la misma manera que lo ha hecho Frank [Miller] en "El Caballero Oscuro", o como lo hicieron en el "Escuadrón Supremo". En realidad no era nuestra intención. Queríamos mostrar cómo los superhéroes podrían deformar el mundo sólo por estar viviendo en él, no tendrían que apoderarse del mismo para hacerlo, aunque creo que su presencia marcaría una diferencia. Es lo que intentamos mostrar en el cuarto número de Watchmen. Desde el momento en el que aparece el Dr. Manhattan, todo empieza poco a poco a marchar cuesta abajo, todo comienza a cambiar. No se hace con el país o intenta que la gente se subordine a su persona, pero con su sola presencia hace que todo empiece a cambiar. Sin embargo, a otro nivel, se podría comparar al Dr. Manhattan con la bomba atómica. Los países con la bomba atómica no se han hecho con el poder del mundo, sino que sólo por tenerla ha cambiado todo. Se acerca más a la idea de lo que estábamos intentando explorar. Diría que es posible hacer historias de superhéroes que sean realistas sin entrar en modo nazi.
PÚBLICO: ¿Tiene el Galeón Negro algo que ver con Bertolt Brecht?

MOORE: Claro que tiene que ver, tú, chico intelectual. Para aquella gente del público sin cultura, Bertolt Brecht, "Bert", tal y como yo lo llamo, escribió "The Threepenny Opera" [La ópera de los tres centavos, 1928] con Kurt Weill. Es una magnífica historia ambientada en torno a la coronación del rey Eduardo de Inglaterra. De ahí proviene la canción "Mack the Knife", y en su origen era una canción maldita y muy desagradable, incluso después de lo que Bobby Darin hizo con ella. Una de las prostitutas de la historia, una niña que se llama Jenny, canta una canción titulada "Pirate Jenny". Trabaja en un hotel fregando el suelo, y está pensando en todos esos chicos que fuman cigarros y que se burlan de ella, y empieza a imaginarse que hay un Galeón Negro esperando en el mar y que un día llegará a la ciudad disparando con sus armas de fuego desde la proa, y los piratas se deslizarán desde la nave y marcharán por encima de la ciudad, y los cuerpos se irán acumulando. Es una oscura y terrible visión de ese barco con un cráneo en el tope del mástil. Todo sigue transcurriendo con calma en la ciudad, todo el mundo se pregunta qué es lo que va a pasar, y entonces esa prostituta afirma: "Salgo a buscar, bastante temprano por la mañana, con una cinta en el pelo, y un grito de júbilo ha dividido el aire." En su sueño es la reina pirata, y va a asesinar a todos los ricos, y entonces la preguntarán: "¿Deberíamos matarlos ahora o después?", y ella les contesta: "Matadlos ahora mismo." Al final se marcha en el Galeón Negro. La imagen de ese barco entrando en el puerto es muy poderosa, por lo que en Watchmen aparece otro tipo de barco de la muerte que se acerca a un poblado, recordando la guerra nuclear que se avecina. La idea de la muerte que llega con la marea y contra la que no puedes hacer nada era tan poderosa que pensé que encajaba muy bien: "Esto ese apropiado. Me quedo con el "Galeón Negro" y lo incluiré en Watchmen como uno de los cómics de piratas", para utilizarlo como contrapunto.

GAIMAN: ¿Tiene algo que decir Dave sobre los piratas y el "Galeón Negro”?

GIBBONS: Nunca había oído hablar del tema.

PÚBLICO: ¿Cómo os las arreglásteis para idear el universo de los Watchmen? Y mi segunda pregunta es: "¿Quién vigila a los Vigilantes"?

GIBBONS: Tal y como ha dicho Alan, es un mundo universal que se ve afectado por la presencia de los superhéroes, y creo que a Alan le preocupan más las implicaciones sociales, y a mí las implicaciones tecnológicas involucradas. Hablo de los coches eléctricos y las aeronaves consecuencia del avance tecnológico. El Dr. Manhattan podría transmutar los metales y crear reservas de metales raros, por lo que probablemente no sería necesaria la industria petroquímica, porque los coches eléctricos no contaminan. No lo estoy transmitiendo bien del todo. En nuestro mundo no se pueden construir coches eléctricos porque las baterías son muy pesadas, aunque hay una cosa que se llama polyacetyleno o algo así, pero se necesita litio para hacerlo, y el litio es un metal muy raro. Por supuesto, el Dr. Manhattan puede hacer que aparezca litio, por lo que habría tanta cantidad de litio como quisieras, así que por eso conducen coches eléctricos.

GAIMAN: ¿Y qué hay de los cigarrillos?
GIBBONS: No era más que para incorporar un pequeño elemento de extrañeza. Es obvio que en Watchmen las personas también fuman, pero no se parece a cualquiera de las cosas que la gente fuma en nuestro mundo.

MOORE: Es como una pipa refrigerada con agua o algo así, sirve para enfriar el humo. Es un tipo de cigarrillo ligeramente diferente, y también existen los Gunga Diners. Esos restaurantes indios que sustituyen a McDonalds fue idea de Dave, y tenía sentido, porque la situación política de este mundo es diferente, las guerras se han celebrado en otros puntos del mundo. En nuestra historia, algún tipo de conflicto en Asia ha causado una hambruna masiva en la India, por lo que ha habido una enorme cantidad de refugiados indios y asiáticos que han llegado a América, y por lo tanto la comida india se ha popularizado, y la moda de los Gunga Diners se está extendiendo por todo el país. Hay muchos pequeños detalles similares, y todos tienen una seudo-lógica detrás, todos refuerzan la idea de un mundo con superhéroes. Los cómics son diferentes porque la gente está harta de los superhéroes, no se ha producido un gran auge de superhéroes en el medio como el que hemos vivido nosotros. Creo que todos esos pequeños detalles funcionan bastante bien. Así es cómo se nos ocurrió ese mundo. Tomamos la premisa central y empezamos a trabajar desde ese punto. En cuanto a "¿Quién vigila a los vigilantes?", no sabíamos de dónde provenía la cita hasta que recibí una llamada telefónica de Harlan Ellison, quien me llamó para decirme que nos había visto expresando nuestra ignorancia en Amazing Heroes, y quería sacarnos de nuestra miseria. Al parecer, la cita original es: "Quis Custodiet custodies?", que significa "¿quién vigila a los guardianes?", "quién vigila a los vigilantes", y originalmente la escribió el escritor satírico Juvenal, y esa fue la cita por la que se le expulsó de Roma al exilio. Es una cita política peligrosa. ¿Quién está vigilando a la gente que vela por nosotros? En el contexto de Watchmen encaja muy bien. "Están vigilando por nosotros, pero, ¿quién les vigila a ellos? " De ahí proviene el título. También es un buen lema como graffiti, para que se puedan ver pequeños fragmentos en los fondos de las viñetas.
PÚBLICO: ¿Cuál era la cita del tercer cómic?

MOORE: Se trata de "El Juez de toda la Tierra hace lo correcto". La cita del primer número: "A medianoche todos los agentes", es de una canción de Bob Dylan: "At midnight all the agents and the super-human crew go out and round up everyone who knows more than they do", de "Desolation Row", que encaja muy bien en el primer número. La del segundo es "Absent Friends" de "The Comedians", de Elvis Costello: "I should be drinking a toast to absent friends instead of these comedians". Como el segundo número trataba sobre el Comediante, encajaba perfectamente. La tercera es de la Biblia y es de la parte del Génesis donde Dios va a nuclearizar Sodoma y Gomorra, así que uno de los profetas sale e intenta hacer un trato con él y le dice: "Si hay un par de buenas personas ahí abajo tal vez podrías prescindir de hacerlo," y Dios le contesta:" Sí, me parece bien," por lo que el profeta le responde, "¿Y qué pasa si solo hay una buena persona? ¿Entonces lo dejarás estar?" Y Dios le contesta: "El Juez de toda la Tierra hace lo correcto", por lo que también encajaba perfectamente. Encaja muy bien con la historia porque en ella aparece una buena cantidad de jueces de la tierra: el vendedor de periódicos que antes ha estado dando su opinión sobre el Mundo, el presidente y la gente que está en la sala de guerra del Pentágono, donde obviamente estamos ante los jueces de la Tierra en un sentido literal, porque son los que van a decidir cuando van a dejar volar las bombas, y también el Dr. Manhattan. Al final, en la última viñeta de la escena de Marte donde empieza a mirar hacia el cielo debería decir: "El Juez de toda la Tierra hace lo correcto". Así que esa es la procedencia de todas las citas. El resto de números también tendrán apropiadamente su cita al final.

GAIMAN: ¿Qué es lo primero con lo que sueles dar, con la cita y el título, o primero escribes el episodio?

MOORE: Primero pensamos en la historia real y lo que aparece en ella y luego tratamos de dar con una cita que resulte apropiada. Más tarde, cuando encontramos la cita adecuada, escribo el guión e intento planear algunas pequeñas unidades de la historia que resulten más apropiadas para la cita, con la intención de que la historia se centre más en la cita.

PÚBLICO: ¿Existe la posibilidad de que "Bajo la Capucha" aparezca en forma de libro?

MOORE: No, porque sólo existen tres capítulos, no es un libro real que se vaya a poder comprar alguna vez.

GIBBONS: Ooohhh.

MOORE: Si pudieses revisarlo, la mayoría de sus páginas estarían en blanco. Al principio nos dijimos: "De acuerdo, tenemos 28 páginas de cómic ¿y qué vamos a hacer con el resto? Y nos dijimos: "la sección de correo". Pero las cartas no iban a llegar hasta el tercer número, así que, ¿cómo íbamos a llenar los tres primeros? ¿Deberíamos hacer algo autocomplaciente que le dijese a todos los lectores lo maravillosos e inteligentes que éramos por haber ideado todo esto? Entonces pensé: "No, porque debería ser bastante obvio, ¿no?" Así que pensamos hacer algo que estuviese vinculado con la historia y se nos ocurrieron cosas como "Bajo la Capucha", porque a lo largo de la historia mencionaban ese título. Cuando llegamos al tercer número, el cuarto y los siguientes, nos pareció que el título tenía buen aspecto sin la página de correo. Se parece menos a un comic book, así que por eso encasquetamos ese material en la serie.

2 comentarios:

WOLFVILLE dijo...


Como siempre en estas traducciones "vintage" que haces, lo genial es encontrar partes que hoy en día serían impensables. Brutal escuchar a Moore diciendo que la proyectada película de Watchmen "tiene buena pinta"!!!! Aunque también dice lo de que es inadaptable, en lo que evidentemente no ha cambiado de opinión en todos estos años.

Juan O. dijo...

Gracias por la traducción.