martes, 12 de junio de 2012

CÓMICS BONITOS, por Warren Ellis

Entrega nº 17 de la columna “Come In Alone” número 17, escrita por Warren Ellis. Aparecida el 24 de marzo de 2000 en Comic Book Resources. Traducida por Frog2000. Nota: el título es una invención, la columna original no disponía de ningún encabezado.

Después de leer mi anterior columna, alguien me ha sugerido en el foro que lo que habría sido una conclusión muy útil al artículo anterior era que en lugar de centrarme en la fealdad habitual de las series regulares de la actualidad, hubiese puesto algunos ejemplos de cómics que también son objetos bonitos por sí mismos.

Y tenía toda la razón.

Por lo tanto, hijos míos, os ruego que vayáis a vuestra tienda habitual de cómics con una lista de cosas a las que echar un vistazo.

ACME NOVELTY LIBRARY, de Chris Ware (Mondadori). En lo que a mí respecta, estos son cómics que pertenecen a un universo alternativo. Si hubiesen puesto a Winsor McKay al cargo de The New Yorker o de Collier en lugar de dejarlo dibujando “cartoons” políticos para Hearst, entonces ACME sería a lo que se parecerían los cómics de hoy en día. Sencillamente tienes que ir a tu tienda y verlos con tus propios ojos. Con mi descripción no sería capaz de hacerles justicia.

HEAVY LIQUID, de Paul Pope (Planeta). La imagen de marca Vertigo sólo paraliza su cadena de montaje cuando se pone a hacer portadas que parecen únicas. Las portadas del “mainstream” suelen tener un aspecto repugnante, y la banda que cruza de cabo a rabo su parte izquierda tan solo es capaz de distraer y restar valor a las más bellas portadas pintadas del mundo del cómic. Pero de alguna forma (y sospecho que la demente voluntad de Shelly Roeberg tiene que estar detrás), Paul Pope ha sido capaz de obviar la obligatoriedad de utilizar ese disfraz mercantil. Podría nombrar casi cualquier cómic de este autor, pero al estar editado por una editorial importante, probablemente HEAVY LIQUID sea más fácil de conseguir (aunque de forma excepcional, la portada de su otra obra para una gran editorial, el tomo THE ONE-TRICK RIP OFF, me parece jodidamente horrible). El trabajo de Pope en cada portada está repleto de caótico ingenio y sensibilidad “pop”, logrando que el objeto crepite como si fuese un magnífico single o la portada de un disco de vinilo. Son objetos divertidos para adultos, cosas con las que te gustaría que te viesen saliendo de una tienda de discos.

WATCHMEN, de Alan Moore y Dave Gibbons junto a John Higgins (ECC). Las portadas de los doce números individuales de esta novela gráfica serializada supusieron un completo triunfo, no sólo porque eran obras asombrosas en sí mismas… sino porque en realidad eran la primera viñeta que precedía al resto del cómic. En el recopilatorio están preservadas en el sitio correcto, pero nadie debería desestimar el impacto que estas portadas tuvieron en los días en los que las condenadas portadas eran más parecidas a una forzada y ruidosa pesadilla en cuatricomía de los superhéroes más populares. Las portadas de Watchmen fueron el colmo de la invención formal en el período post-moderno de los cómics comerciales: frías, distantes, inteligentes, una tarjeta de aplicación estructuralista para los cómics que nunca se había utilizado antes.

BERLIN, de Jason Lutes (Astiberri). En realidad, BERLIN fue publicado por primera vez por la editorial Black Eye, cuyas obras están todas exquisitamente diseñadas. Este serial, publicado en un tamaño “digest”, dispone de un estable diseño de portada que es tan sencillo como sobrio y llamativo. Yo he recomendado muchísimo BERLIN, la historia de la vida diaria y del horror progresivo que, para que prestes toda tu atención, empieza a producirse justo antes de la Segunda Guerra Mundial. Es un cómic excelente.

EL CORAZON DEL IMPERIO, de Bryan Talbot (Astiberri). Si consiguieses que William Morris diseñase portadas de series limitadas, esto es lo que verías de forma habitual. Inteligente y arrebatador.

CHANNEL ZERO, de Brian Wood (Image). Las portadas de Brian son totalmente diferentes a las de cualquier otro cómic que yo haya visto nunca. Cumplen a la perfección lo que sugiere el título: imágenes fijas de la televisión del Infierno. Mordazmente contemporáneo.

Por lo general, las obras de Scott Morse suelen estar muy bien empaquetadas. De hecho, por lo general Oni Press realiza un trabajo muy atento en todas sus obras. Y quizá más importante, permite a sus creadores que sus obras sean objetos estéticamente agradables. La GEISHA de Andi Watson tenía hermosas portadas que parecían danzar como el J-Pop. Su adaptación de Ghost Dog tenía un diseño de portada que daba sensación de fortaleza, y las cuatro de WHITEOUT hacían gala de una bonita vanidad estética unificadora... dándote la sensación de que en realidad, a todos los involucrados les importa una mierda que cada proyecto esté personalizado, haciéndonos creer que sus obras tienen valor por sí mismas. Puedes encontrarlas en esta dirección. Decidles que yo os envío.

Este podría ser un buen comienzo. No sé si para vuestro gusto falta alguna en la lista.

Y en cuanto a mis propias series… en mi opinión, TRANSMETROPOLITAN tiene un logo magnífico. Creo que por lo general estamos utilizamos los servicios de los mejores dibujantes del negocio. Me parece que al utilizar los dibujos de Geof Darrow, Frank Quitely, Dave Gibbons, Tony Harris, Jim Lee, Jaime Hernandez... hemos conseguido que TRANSMET sea un objeto que merezca la pena. Dependiendo del contenido, las portadas de PLANETARY cambian su diseño y estilo en cada número. Todas están realizadas por John Cassaday, Laura DePuy, John Layman y algunos otros diseñadores de Wildstorm a partir de mis notas. Bryan Hitch creó un diseño de portada constante para THE AUTHORITY que para mi gusto está sugestivamente enraizado con la ciencia ficción “pulp” y que supongo que es reconocible de inmediato. En HELLBLAZER todo lo que necesitamos fue hacernos con los servicios de Tim Bradstreet, que probablemente es el mejor dibujante de portadas de su generación, así como mi amigo y todo un Guerrero de la Ilustración.

Básicamente, hemos hecho todo lo que hemos podido.

INSTRUCCIONES: Leed MAXIMUM BLACK: ICONIC IMAGES AND CINEMATIC ILLUSTRATIONS, de Timothy Bradstreet (AEG, 1998), escuchad “DARKLANDS”, de The Jesus And Mary Chain (Blanco Y Negro, 1987), y entrad en la web de Timothy Bradstreet. La novela gráfica de hoy es VOLCANIC REVOLVER, de Scott Morse (Astiberri). 

Ahora marcháos.

No hay comentarios: