miércoles, 18 de septiembre de 2013

DICTADORES AMISTOSOS 16: ALFREDO CRISTIANI por Dennis Bernstein, Laura Sydell y Bill Sienkiewicz.

ALFREDO CRISTIANI
Presidente de El Salvador.

En 1932 se llevó a cabo una purga anticomunista por parte del general Hernández Martínez (ver entrega 2) en nombre de la rica oligarquía cafetera de El Salvador, las llamadas "Catorce Familias". El nuevo presidente Alfredo Cristiani es miembro de esas mismas "Catorce" familias y su partido ARENA está vinculada a brutalidades que superan las que se le atribuyen a Hernández Martínez. Cristiani, ex líder de una banda de motoristas, los "Bad Boys", es una figura perfecta como títere: fotogénico, parece moderado al hablar y ha sido educado en Washington DC, además de estar en deuda con los militares por su posición de poder. Como presidente títere está sometido al fundador de ARENA, Roberto D'Aubuisson, a quien el ex embajador de EE.UU., Robert White, tildó de "asesino patológico."

D'Aubuisson, antiguo Comandante destituido del ejército y vinculado al dogmático estadounidense Jesse Helms, estudió la guerra no convencional en los EE.UU. y Taiwán. Una vez les aseguró a periodistas europeos: "Los alemanes eran muy inteligentes. Sé que sabéis que los judíos fueron los responsables de la propagación del comunismo, por lo que acabaron con ellos." Según D'Aubuisson: "los de la Democracia Cristiana [José Napoleón Duarte, ex-presidente del Partido Demócrata Cristiano] son comunistas, pero los sacerdotes jesuitas son "la peor escoria" de todas". Algunos telegramas del Departamento de Estado de los EE.UU. indican que D'Aubuisson "planeó y ordenó el asesinato del Arzobispo Oscar Arnulfo Romero". Se cree que también estuvo detrás de la Unión Guerrera Blanca (UGB), cuyo lema era: "sea patriótico, mate un sacerdote." En 1989 seis sacerdotes fueron asesinados y Cristiani pronto admitió que sus soldados, que habían sido entrenados en Estados Unidos, habían cometido los asesinatos. Sin embargo, a pesar de que los asesinatos de los sacerdotes son notables, se ha de tener en cuenta que otros 70.000 civiles han sido asesinados por el ejército salvadoreño y por los escuadrones de la muerte desde 1980.

No hay comentarios: