jueves, 12 de septiembre de 2013

DICTADORES AMISTOSOS 3: FULGENCIO BATISTA, por Dennis Bernstein, Laura Sydell y Bill Sienkiewicz.



3. FULGENCIO BATISTA
Presidente de Cuba.

El sargento cubano Fulgencio Batista tomó primero el poder a través de un golpe de Estado en 1932. Fue el dictador escogido por Franklin Delano Roosevelt para contrarrestar a los izquierdistas que habían derrocado al dictador Gerardo Machado, "el Carnicero". Batista gobernó durante varios años y luego se fue a Miami, regresando en 1952 justo a tiempo para otro golpe contra el presidente electo Carlos Prío Socarrás. Su nuevo régimen fue reconocido a la velocidad del relámpago por el presidente Eisenhower.


Según Batista, los intereses estadounidenses florecieron, y poco hay que decir aquí sobre democracia. Con el apoyo leal de Batista, el jefe mafioso Meyer Lansky diseñó la Habana como un puerto internacional de drogas. Las oficinas del Ministerio se compraban y vendían y los militares hicieron enormes sumas de dinero con el contrabando y otros fraudes delincuentes. La Habana se convirtió en un punto caliente de moda en Estados Unidos y los cócteles de los ricos y famosos tintineaban con los de los mafiosos.


A medida que la brecha entre ricos y pobres se ensanchó, los pobres se impacientaron. En 1953, Fidel Castro lideró un grupo armado de rebeldes en un levantamiento fallido contra el cuartel Moncada. Fidel huyó temporalmente del país y Batista contraatacó para vengarse. La libertad de expresión se redujo y los maestros "subversivos", abogados y funcionarios públicos fueron despedidos de sus puestos de trabajo. Escuadrones de la muerte torturaron y mataron a miles de "comunistas". Batista fue ayudado en estos actos represivos por Lansky y otros miembros de la delincuencia organizada que creían que Castro podía poner en peligro sus asuntos en el juego y en el tráfico de drogas. A pesar de esto, Batista siguió siendo amigo de Eisenhower y los EE.UU. hasta que finalmente fue derrocado por Castro en 1959.




*** INDICE

No hay comentarios: