sábado, 28 de septiembre de 2013

DICTADORES AMISTOSOS 33: FRANCISCO FRANCO por Dennis Bernstein, Laura Sydell y Bill Sienkiewicz.

GENERAL FRANCISCO FRANCO
Presidente de España.

El general Francisco Franco Bahamonde no era precisamente uno de los líderes más populares de España durante la década de los treinta. Era un hombre de origen humilde que había llegado alto en la escala militar luchando en las guerras coloniales en África. Casi resultaba carismático: una vez Hitler describió su encuentro con él como "menos placentero que sacarte cuatro o cinco dientes." Pero Franco, un firme conservador, se enfureció cuando una alianza republicana de socialistas, marxistas y progresistas ganó las primeras elecciones libres en España en 1936. Así que el general decidió "restaurar el orden" por la fuerza.

Aunque los nacionalistas de Franco estaban perdiendo la Guerra Civil, el apoyo militar prestado por Hitler, Mussolini y las corporaciones estadounidenses que respaldaban a Hitler (ver entrega 32) cambiaron la situación a su favor. Italia y Alemania enviaron 6.000 camiones a los fascistas de Franco, pero Ford, General Motors y Studebaker suministraron otros 12.000. Los Estados Unidos se ampararon en su neutralidad, pero no se opusieron a que esas empresas ayudasen a Franco. El fracaso de los EE.UU. y de otras naciones democráticas a la hora de ayudar al gobierno democrático de España fue en última instancia el verdadero responsable de la victoria de Franco en 1939, y por desgracia, los voluntarios estadounidenses que habían luchado por la República fueron marcados como "precoces antifascistas" e implacablemente perseguidos durante la lucha contra la histeria anti-comunista de la década de 1950 en Estados Unidos.

Bajo el mandato de Franco se prohibieron todos los partidos políticos y los sindicatos, se quemaron libros, y los disidentes fueron torturados y ejecutados. España fue condenada al ostracismo por la comunidad internacional, pero los EE.UU. consideraron a Franco un aliado en la Guerra Fría e invirtieron millones en el país. Tras la muerte de Franco en 1975, España se convirtió de nuevo en una república democrática [sic, aunque se podría decir que duraría 2 días, desde el 20 de noviembre de 1975, cuando fallece Franco, hasta el 22 de noviembre de 1975, cuando Juan Carlos I es proclamado rey de España].

No hay comentarios: