jueves, 19 de septiembre de 2013

DICTADORES AMISTOSOS 18: NGO DINH DIEM por Dennis Bernstein, Laura Sydell y Bill Sienkiewicz.

NGO DINH DIEM
Presidente de Vietnam del Sur.

Ngo Dinh Diem oprimía tanto al pueblo vietnamita que muchos ciudadanos se relacionaron con los comunistas para buscar protección contra su despiadado gobierno. Incluso el presidente Eisenhower reconoció que "si se hubiesen celebrado elecciones, posiblemente el 80% de la población habría votado a Ho Chi Minh [el líder comunista]." Sin embargo, Diem, que había vivido en los Estados Unidos, tenía contactos en Washington a los que les gustaba su anticomunismo. Fue el fundador del Partido Can Lao (CLP, [Cần lao, Personalist Labor Revolutionary Party]), una policía secreta supervisada por su hermano Ngo Dinh Nhu, y la esposa de éste, Madame Nhu. Los tres (a los cuales un funcionario de EE.UU. catalogó como "tres ejemplos de lo irracional que es hablar con una pared") eran conocidos por su ineptitud y crueldad, aunque según el general de brigada Edward Lansdale, el CLP no fue idea suya, sino que "originalmente fue promovido por el Departamento de Estado de los EE.UU." para librar al país de comunistas. 

Con el fin de suprimir toda oposición a su régimen, Diem apartó a los profesionales de las ciudades. Mediante la cancelación de las elecciones para elegir ancianos locales, alejó a los campesinos, obligándolos a abandonar sus tierras y trasladándolos a "agro-villas" rodeadas de alambre de púas. Incluso los funcionarios estadounidenses reconocieron que su parecido con "los campos de concentración" era sorprendente. En última instancia, también se enemistó con sus propios oficiales militares porque solía promocionarlos a base de lealtad, sin tener en cuenta sus méritos. En un esfuerzo por mantener a Diem en el poder, los EE.UU. trataron de persuadirlo para que llevase a cabo reformas políticas. Se negó, por lo que le convencieron para que hiciese "reformas militares." Pero cuando Diem fue derrocado y asesinado en 1963, ninguno de sus generales se levantó para defenderlo. Tampoco Estados Unidos, que después de ocho años finalmente se dio cuenta de que Diem no era demasiado popular.

No hay comentarios: