miércoles, 11 de septiembre de 2013

DICTADORES AMISTOSOS 2: MAXIMILIANO HERNANDEZ MARTINEZ, por Dennis Bernstein, Laura Sydell y Bill Sienkiewicz.

MAXIMILIANO HERNANDEZ MARTINEZ. 
General de El Salvador.

"Matar a una hormiga es un crimen mayor que matar a un hombre," dijo el General Maximiliano Hernandez Martinez, un firme creyente en el ocultismo, “porque cuando un hombre muere termina por reencarnarse, mientras que la hormiga muere para siempre.” Los registros oficiales de la purga anti-comunista de 1932 de Hernandez Martinez fueron retirados de la Biblioteca Nacional de El Salvador, pero las masacres, que dejaron 40.000 campesinos muertos y acabaron con la cultura indígena del país, han quedado grabadas en la memoria colectiva de la Nación.

El fallido levantamiento organizado por Farabundo Martí, el fundador del Partido Comunista de El Salvador, seis semanas después de que Hernández Martínez hubiese tomado el poder en su golpe de Estado de 1931, desencadenó la ofensiva del General contra "los comunistas". "Las vías de acceso y canales de drenaje se llenaron de cuerpos", escribió Raymond Bonner. "Registraron los hoteles, sacaron a los individuos rubios y los asesinaron acusados de ser presuntos rusos. Ataron a los hombres pulgar con pulgar y luego los ejecutaron, cayendo sus cuerpos en fosas comunes que primero habían sido obligados a cavar. Los buques de guerra de EE.UU estacionaron al lado de la Costa, listos para enviar marines para ayudar al General en caso de que encontrase una oposición seria.

Hernández Martínez fue expulsado del país en 1944, pero su memoria se ha celebrado en fecha tan reciente como 1980, cuando la Brigada Maximiliano Hernández Martínez, constituida como escuadrones de la muerte, llevó a cabo una serie de asesinatos de prominentes izquierdistas salvadoreños. Farabundo Martí, asesinado durante la purga, también ha dejado un legado: los rebeldes luchan en la actualidad contra el gobierno de El Salvador respaldado por EE.UU. con el nombre de el FMLN, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.

No hay comentarios: