sábado, 14 de septiembre de 2013

DICTADORES AMISTOSOS 8: JORGE RAFAEL VIDELA por Dennis Bernstein, Laura Sydell y Bill Sienkiewicz.

GENERAL JORGE RAFAEL VIDELA
Presidente de Argentina.

Poco después del golpe de Estado que lo llevó al poder en 1976, el general Jorge Rafael Videla comenzó la guerra sucia en Argentina. Todas las actividades políticas y sindicales fueron suspendidas, los salarios se redujeron en un 60%, y los disidentes fueron torturados por nazis y por militares entrenados en EE.UU., además de por la policía. Los supervivientes contaron que en las salas de tortura había esvásticas e imágenes de Hitler, Mussolini y Franco. Un año después del golpe de Videla, Amnistía Internacional estima que 15.000 personas habían desaparecido y muchos se encontraban en campos de detención secretos, pero a pesar de que la prensa de Estados Unidos admitió los abusos contra los Derechos Humanos que ocurrían en Argentina, Videla fue a menudo descrito como alguien "moderado" que había revitalizado la atribulada economía de su nación. Videla tenía una buena agencia de relaciones públicas en los EE.UU., Deaver & Hannalord, la misma que utilizaban Ronad Reagan, Taiwán y Guatemala. No en vano, su ministro de Economía, José Martínez de Hoz, habló por petición de Deaver en una de las apariciones en televisión del Presidente Reagan a nivel nacional con el fin de mejorar la reputación de Argentina.

Videla también recibió ayuda de la WACL, la Liga Anticomunista Mundial (ver entrega 17), a través de su filial, la CAL (Confederación Anticomunista Latinoamericana). La CAL envió millones de dólares a la Argentina a partir de fuentes como la logia masónica italo-argentina llamada P-2, una extensión de las viejas alianzas anticomunistas estadounidenses con la mafia de las drogas italiana. Al estar afiliada a la WACL, Argentina entrenó a la Contra nicaragüense como favor a EE.UU. Videla dejó el cargo en 1981 y después de la crisis de las Malvinas de 1982, él y sus compañeros fueron juzgados por el nuevo gobierno por sus abusos contra los Derechos Humanos.

No hay comentarios: