martes, 30 de junio de 2015

viernes, 26 de junio de 2015

RUTA 66, NÚMERO CIENTO VEINTIDÓS


RUTA 66, NÚMERO CIENTO VEINTIDÓS (Noviembre, 1996)
AQUI.

"Es verdad que detesto la llamada cultura juvenil y todo lo que esta admira... la cultura juvenil es adicta a los medios de comunicación... y como tal mantiene con vida a una pandilla de obesos, cínicos parásitos que siguen explotando la ignorancia... quizás inocencia... y mal encaminado entusiasmo de los jóvenes... llevándoles por un sendero que no conduce a ninguna parte y sacándoles los cuartos a sus padres por el favor. Pero me gusta vuestro fanzine... es espontáneo y divertido y obviamente surge de un extremo radical de la cultura juvenil... pero iros con cuidado... si vuestra empresa tiene éxito, el principio que acabo de exponer también puede aplicarse a vosotros, ¿quién sabe? A lo mejor el nihilismo punk garabateado es la próxima sensación."

Esta carta de Robert Crumb dirigida a la revista PUNK formó parte del revelador artículo PUNK AÑO CERO firmado por Betty Pinhead y Roy Wanker aparecido en Ruta 66 número veintidós.

jueves, 25 de junio de 2015

ESTAMOS VIVIENDO LOS ÚLTIMOS DÍAS DEL IMPERIO ROMANO, por Warren Ellis

Por Warren Ellis para Wired (2009, fue la primera entrega del autor para la revista). Traducida por Frog2000.

Es poco antes de medianoche y la helada está cubriendo la carretera. Fuera estamos un vagabundo local de acento indeterminado que piensa que los cromos de los chicles de "Superman: The Movie" de 1978 son moneda de curso legal mientras vocea a las ancianas: “mostradme vuestro Hampton”, los cinco coches que aún no han sido robados o quemados y yo. Estoy fuera porque estoy fumando y ahora ya solo es legal si te quedas de pie en la acera completamente desnudo y visible por los helicópteros de la policía.

Estoy esperando a que cualquiera que sea el que me ha robado mi wi-fi se detenga de una vez. Lo que significa que espero que deje de descargarse porno ucraniano, un género cinematográfico que parece completamente realizado por hombres de frío aspecto disfrazados con máscaras de Putin que fingen tener sexo cabreado con gaseoductos. Me han dicho que estos vídeos, bajados por torrent desde Pirate Bay, se han vuelto muy populares en San Francisco. También lo es vestirse como una monja con un hábito de plástico transparente, pringarte a ti mismo con tocino de soja y permitir que perros hambrientos te violen mientras chupas un "juguete para el placer" con la forma de Obama (PVP: 34,95 dólares), metiéndolo tan profundamente en tu garganta que hará que tus oídos cosquilleen en tus pulmones.

En serio, de nuevo estamos viviendo los últimos días del Imperio Romano, y es normal que esté completamente cabreado porque no pueda usar mi wi-fi para investigar las tendencias actuales del jenkem en la Costa de Marfil en lugar de, no sé, cómo sembrar alimentos o fomentar la revolución o algo así.

De verdad que son esos últimos días. ¿Cómo puedes no darte cuenta cuando Gran Bretaña está gobernada por un líder no electo que también es escocés? ¿Quién lo podría haber visto venir cuando los intestinos de William Wallace fueron cortados a hachazos e incinerados enfrente suyo en Smithfield hace siete Siglos? Jodidamente nadie. Ese es el problema de la escritura de ficción del Siglo XXI: el mundo real lo supera en locura todos los días. Creerás que como escritor de ficción estoy exagerando, como si alguna vez se me hubiese ocurrido que algunos combatientes congoleños se pudiesen comer la carne de sus enemigos en el monte durante un brote de ébola... excepto que eso es lo que está ocurriendo mientras estoy escribiendo esto.

Es un problema serio. Hace un par de años escribí una escena en la primera parte de una novela en la que el protagonista se enfrentaba a un grupo de hombres de mediana edad que se reunían para practicar sexo exótico con avestruces. Es decir, en lugar del viejo y simple sexo convencional con avestruces. Sólo tuvieron que pasar un par de años hasta que las autoridades suecas se encontrasen a un grupo de hombres de mediana edad que se habían reunido con el fin de tener relaciones sexuales con una variedad de animales. Asombrosamente, cuando se lo echaron en cara, uno de los zoófilos dijo que el perro le había obligado a hacerlo. A veces sospecho que la verdadera función de la tecnología de las comunicaciones es ilustrar, con frialdad y al desnudo, cómo son los aterradores detalles de la vida sobre la Tierra. Hubo un momento en el que a un escritor le habría resultado difícil descubrir que en Nueva York, 129 paramédicos están siendo investigados por una acusación de asalto sexual dentro de las ambulancias, completado con acusaciones de pornografía infantil. De hecho, la forma más fácil que tenía un escritor de encontrarse con algo similar en el pasado habría sido plantarse de pie en una esquina de cualquier calle de Manhattan, fingir un secuestro y esperar. Con las piernas firmemente cruzadas, eso sí. Correctamente sintonizada, internet aporta un volumen impresionante de detalles acerca de cada cosa que está ocurriendo en el Planeta directamente en mi escritorio.

Para alguien que se gana la vida elucubrando de qué formas brotará Nuestro Futuro, todo parece información útil, pero eso es todo lo que es. Si queremos analizar y condensar toda esa información en forma de conocimiento, es posible que todavía resulte necesario el formato impreso, una forma que nos da tiempo para pensar, digerir y plantear. Mientras que en los próximos meses escribiré sobre ciertas cosas relacionadas con el ámbito de interés de Wired UK, para esta primera entrega ha valido la pena quedarme plantado ahí fuera en el frío, sin internet, considerando por qué todavía existen estructuras para imprimir y cosas como los periódicos y las revistas. Porque te aseguro que es una verdad como un templo que el trabajo de informar y editar es un puesto que no te enseñan en el Huffington Post o en el Daily Beast, y porque todos esos blogs anónimos de la red que infestan el Área de la Bahía como el herpes lingual no tienen ni un mínimo de interés, porque el único salario que tienen sus monos no es mayor que el incremento de visitas. Esas cosas están bien y son magníficas para averiguar cosas sobre los pedófilos paramédicos y el porno ucraniano, pero no se deberían confundir con la información con conocimiento y con el verdadero pensamiento. Mi nombre es Warren Ellis. Soy un escritor de ficción que lucha contra un mundo que se está poniendo raro más rápido de lo que yo podría inventarme cualquier mierda. Trabajo para Wired UK. Encantado de conocerte.

martes, 23 de junio de 2015

THE DEVIL DOGS! - CHOAD BLAST!


The Devil Dogs! - Choad Blast! 2x7"
(Empty Records, 1994)

A1-Theme From The Devil Dogs
A2-Radiobeat
B1-Can't Get Enough
B2-Bless You
C1-Death Of Mighty Joe
C2-Theme (Out)

AQUI.

lunes, 22 de junio de 2015

SOBRE LAS VERDADERAS EXPERIENCIAS DIGITALES, por Warren Ellis

Artículo de Warren Ellis para Wired (2011). Traducido por Frog2000.

El último bastión de la Civilización ha caído. Mi hotel de Londres favorito ha prohibido fumar en todas sus habitaciones, aunque hace unas semanas les pidiese específicamente (y aparentemente consiguiese) una habitación para fumadores. Acudí con un notebook elegantemente amarillento, unos señoriales siete u ocho paquetes de cigarrillos, encendedores y un par de pulmones de repuesto, pero me han dicho que no, señor, usted no puede hacer uso de sus refrescantes productos en forma de vapor en la privacidad de la poco barata conejera humana por la que ha pagado.

Me sentí obligado a informarles de que en tiempos menos ilustres, decirle esto a un escritor sería el equivalente a declarar la guerra a las mismísimas Artes. Hemingway te habría disparado por ello. Gertrude Stein se habría extirpado ella misma una ósea falange mortecina y te habría follado con ella hasta que vieses a Jesús vistiendo con unos pantalones ajustados de cadera y hasta las rodillas de Alice B Toklas. Sin embargo, afortunadamente para ti soy un hombre del Siglo XXI., por lo que me limitaré a guarrear tu ascensor. Considéralo un castigo.

Adecuadamente me señalaron el exterior, donde habían erigido un cenicero a uno de los lados de la entrada principal. Al ver ese cenicero de pie cementado en el pavimento, la implicación de su imagen me pareció meridiana: los fumadores somos criminales que podíamos ser vendidos en el mercado y azotados por el precio de un paquete de Ready Rubbed antes de que te diese tiempo a decir: "Llama a la policía, Jenkins, he detectado el rastro del humo de un fumador en la región."

En los últimos años, la guerra contra lo placentero ha tenido el efecto de convertir a los fumadores en temblorosos conspiradores. Todo el mundo habla en la zona de fumadores exterior. En parte sobre cómo las personas de pulmón rosa nos han robado nuestro derecho a dispersar tumores como pétalos de flor siguiendo nuestra estela. Por lo tanto pronto estaba charlando con el otro único hombre acurrucado cerca del cenicero exterior. Me enteré que era de Londres y que varios de sus puestos de trabajo consistían en cosas relacionadas con internet, a un tiro de piedra del centro de la ciudad... y de los medios de comunicación.

"Compañías de discos," me siseó en el oído. "Están muy jodidas. ¿Sabes cuántas de ellas les solicitan a las bandas un porcentaje de sus conciertos para cuadrar las cuentas en la actualidad? Es su única fuente de ingresos directa. Nadie compra ya ningún jodido disco".

De hecho yo compro un montón de música. Tengo una cara suscripción en eMusic, y en Bleep o Greedbag no soy ningún extraño, y puede que compre en iTunes cuando me apetece. Mi cuenta de PayPal es un tubo directo hacia Bandcamp. Pero en lugar de recalcar la superioridad financiera y genética de uno, tal y como el polaco solía decir en los días más brillantes cuando se encontraba en una situación parecida, mejor expresar solidaridad.

"¿Sabes lo que quiero hacer?", dijo. "Pagar por un concierto. Hay un chaval en Barrow-in-Furness que..." Lo dijo como si Barrow-in-Furness fuese un lugar vigilado desde el futuro por ganaderos-guerreros manchados de col. "... un chico que nunca podrá asistir a un concierto porque no tiene dinero suficiente y además vive demasiado lejos. Pero tiene conexión a Internet, ¿no? La banda por la que se muere nunca vendrá a tocar a Londres, pero podría pagar para que retransmitiesen el concierto en directo en su equipo. "

Me dije que si tenía esperanzas de vender algo, debería recortar a la mitad el precio nominal de la retransmisión digital, pero me gustó bastante la idea. De niño se celebraron cierta cantidad de conciertos a los que no pude acudir que me hubiera encantado experimentar.

Por supuesto, después de un tiempo se me ocurrió que en realidad lo que le estaba pidiendo a la gente es comprar música por internet. Lo cual, al parecer nadie más está haciendo. Peor aún, estaría intentando pedir que la gente pagase por el alquiler de lo que dura un concierto. 

Acabamos de descubrir que la experiencia física todavía tiene sentido y que, de hecho, se le ha empezado a sacar punta. Todavía se acude a los conciertos no sólo por la música, ni siquiera para entrar en contacto con otros seres humanos que la están tocando, sino porque se experimenta una atmósfera determinada y se comparte la sensación de que se está allí junto con el resto. Los discos en directo o la retransmisión por televisión no son capaces de ofrecer algo parecido. No puedo evitar sentir que ver una retransmisión de un distante concierto en directo en el que realmente te gustaría estar resulta un poco triste, si no todo un aburrimiento.

El vinilo continúa resurgiendo. Las cosas impresas se atesoran más que nunca. Tal vez ahora, en nuestra época digital, hayamos terminado por valorar un poco más lo de verdad.

Al parecer, la venta de entradas de conciertos también han aumentado. Si quieres buscarme, estaré fuera en el corral para el ganado, fumando un cigarrillo bajo la lluvia. Bastardos.

viernes, 19 de junio de 2015

BAD MUTHAS: JUNGLE BROTHERS - STRAIGHT OUT THE JUNGLE (1988)


"La conocida primera descarga de artillería titulada "Straight out the Jungle" editada por los Jungle Brothers también fue el primer disco del colectivo Native Tongues, que a lo largo de los años siguientes cambiaría profundamente el hip-hop. Sólo eso ya sería suficiente para hacer que este disco fuese visto como algo innovador, pero "Straight out the Jungle" [1988] también contiene ciertas semillas musicales que en breve se terminarían convirtiendo en tendencia dominante. Su gusto por los sampleados de instrumentos de viento del jazz facilitaron el inicio del movimiento jazz-rap, y su paralela fijación con James Brown fue una de las primeras en ser imitadas por Eric B. & Rakim. Además, la innovadora colaboración del grupo con el legendario productor de house Todd Terry en "I'll House You" también se puede encontrar en esta grabación, con la que pavimentaron el camino para numerosos híbridos de hip-house que años después conquistarían vertiginosamente las listas pop. Las letras son por lo general más cerebrales que en otros discos de la época, mientras que la música suele asumir riesgos y es muy ecléctica, intentando apelar más al pensamiento que al estómago, y el hecho de que necesariamente este rap no tenga que sonar como si hubiese surgido directamente de la calle fue bastante revelador en su momento. "Black Is Black" y el título que da nombre al disco son los habituales florilegios de hip-hop que se centran en la cultura afro y africana, pero el grupo no siempre se puso tan serio: "I'm Gonna Do You," "Behind the Bush" y el astuto y clásico "Jimbrowski" son todas juguetonamente sexys sin caer en la misoginia. Es probable que "Straight out the Jungle" tenga un sonido algo anticuado para los oídos modernos: la producción cruda y en el límite de lo profesional es bastante rudimentaria incluso si se la compara con el segundo álbum, por lo que es más difícil comprender las innovaciones de jazz-rap, además el disco finaliza con algunos temas desechables. Pero por otro lado, en este LP es posible escuchar las raíces del lado intelectual del hip-hop, por no mencionar la sensación de diversión y positivismo que desprende y que se remonta hasta los primeros tiempos de la música de Sugar Hill... y ese es el motivo por el que "Straight out the Jungle" resista tan bien el paso del tiempo."

-Steve Huey para AllMusicGuide, traducido por Félix Frog2000 en facebook.

jueves, 18 de junio de 2015

TINTA INVISIBLE, LOS INVISIBLES NÚMERO 7, VOLUMEN 1.

Tinta Invisible, correo de LOS INVISIBLES 7 (1º Volumen), por Grant Morrison, traducido por Frog2000. Nota: solo he indicado el título de los libros que aparecen en el artículo que he logrado encontrar, pero es posible que muchos de ellos tengan edición en castellano y no haya sido capaz de descubrirla. Si son amables, indíquenlo en comentarios y lo iré actualizando.

-------------------------------

Grant Morrison.

Así que este era el controvertido séptimo número... tampoco ha sido para tanto, ¿no es cierto?

Siempre me ha sorprendido el número de cartas que demandan listados con mi material de lectura o de referencia para la serie. Me resisto a complacer esas demandas, porque lo único que facilitan no es más que la oportunidad de alardear de mis intereses actuales y mostrar lo inteligente y culto que pretendo ser. Sin embargo, ya que este arco argumental en particular ha supuesto una pesada y aburrida investigación, y ya que tan sólo me han llegado cuatro cartas y que mucha gente ha expresado genuina curiosidad sobre cuáles son los prolegómenos de este material, he decidido romper con mi preciada regla. Aquí está, para el que le interese, el estimado listado de libros que me he leído, releído y consultado para el arco titulado "Arcadia".

"The Holy Blood and the Holy Grail" [El Enigma Sagrado, Martínez Roca], de Michael Baigent, Richard Leigh y Henry Lincoln. "Poetical Works" [Poesía, Yunque], Percy Bysshe Shelley, "Shelley, The Pursuit", Richard Holmes, "Bloody Poetry", Howard Brenton, "Ariel" [ídem, Círculo de Lectores], de Andre Maurois, "The Illuminoids", de Neal Wilgus, "Aztec and Maya Myths" [Mitos Aztecas y Mayas, Akal], Karl Taube. "Words of Fire, Deeds of Blood", de Olivier Bernier, "The Guillotine and the terror" [La guillotina y la figuración del terror, Labor], de Daniel Arasse. The Marquis de Sade, de Robert del Quiaro, "The Passionate Philosopher, A de Sade Reader", seleccionado y traducido por Margaret Crossland, "Dark Eros", de Thomas Moore [parcialmente publicado en "Ser Hombre", Kairós], "The Sadeian Woman" [La mujer sadiana, Edhasa], Angela Carter, "Sexual Anarchy", de Elaine Showalter, "When The Whip Comes Down", de Jeremy Reed, "Mary Shelley", de Muriel Spark, "Secret and Suppressed", editado por Jim Keith, "The Voudoun Gnostic Workbook", por Michael Bertiaux, "The 120 of Sodom" [Los 120 días de Sodoma, la ed. que tengo yo es la de Reino de Cordelia], Marqués de Sade, "Coleridge, Early Visions", Richard Holmes, "Monstrous Cults", Stephen Sennitt, "The Electric Kool-Aid Acid Test" [Ponche de ácido lisérgico, Anagrama], Tom Wolfe, On the Bus, Ken Babbs y Paul Perry, Cyberia [Ciberia, Mondadori] de Douglas Rushkoff.

Y esto es todo. Ha llegado la hora de dejar que algunos lectores cojan la palabra.

Grant. 

-------------------------------

David Wright, 

Odessa, Tejas

"Hello, the Universal":

"donkey rides a penny a glass!" "The docker´s delight!" "Sha-la-la-la-lee!" [todo son referencias a temas de los Small Faces] ¿De qué va todo esto? La verdad es que no lo sé, pero me gusta. Desde que los brits invadieron nuestros costas con esa enloquecida Beatlemanía y el rollo de los cuatro fabulosos en el pasado, de alguna forma me he transformado en un anglófilo. (Hola, "Whovianos". Si, sé quienes sois.) Me gustaría poder decir que he disfrutado mucho con las vistas, olores y experiencias en mi camino hacia la iluminación en el polvoriento Nepal bajo un cielo de hachís afgano bañado por el sol, y con el vodka volcánico y el expreso del paradisíaco Tahití, pero no es cierto. No, estoy en un pintoresco rincón desayunando, comiéndome una banana madura y bebiendo café negro con una cucharada de leche que poco tiene que ver con la mítica isla de Katmandú, aquí, al oeste de alguna-parte-villa, Texas, deseando rascarme el sobaco, pero esa puede que sea otra historia. He estado viajando desde el sillón mediante impulsos electrónicos o químicos, transportado por la pulpa de árboles que te llevan hacia la tinta tecnológica del ordenador... y me he encontrado con los Invisibles. Hasta ahora el viaje ha ido bien. Sin turbulencias. Supongo que todo tendrá que ver con el hecho de que me encontrase el tercer número de los Invisibles en una tienda de libros usados, lo leyese y luego lo rompiese en pedazos, aunque luego procedí a buscar el segundo y el primero. De nuevo me los leí con tensa anticipación, luego los rompí, y ahora me encuentro a la caza de los legendarios números negativos. De todas formas, habiendo consumido los tres primeros ya puedo decir que me resultan bastante intrigantes, un arco argumental complejo que sin embargo se está empezando a estructurar, y que exhibe mucho estilo con una pizca de... perspicacia. Hasta ahora todo va bien. También estuvo muy bien ver a Grant en la San Diego Con del ´94 y que me firmase mis tebeos de Doom Patrol... aunque habría disfrutado más si hubiésemos intercambiado una palabra o dos, tal vez un amigable "hola" (tío, ¿eres capaz de decir algo así?) O un apretón de manos secreto, pero dadas las circunstancias, lo entiendo. Macho, esa Convención es una mezcla de caos embriagador, casi me recordó a algo parecido a un argumento de Doom Patrol. De dar miedo. Mantente alerta.

Postdata: Me gustaría promocionar uno de mis títulos favoritos del negocio del comic book: Moonshadow, de J.M. DeMatteis y Jon J. Muth, que actualmente lo está publicando DC. (¿Cómo habrán convencido a Marvel para comprar los derechos?) Siempre he pensado que estaba a la altura de "El Regreso del Caballero Oscuro" y "Watchmen". No te lo pierdas.

-------------------------------

Grant Morrison.

Imagino que es probable que los derechos de Moonshadow sigan siendo propiedad de sus creadores, David, y me disculpo por no haber hablado contigo en la San Diego Con. Normalmente suelo estar afectado por el jet lag y la resaca brutal, así que en esos eventos no hablo con la gente si no me hablan ellos primero. Cómo me gustaría ser capaz de disponer de la charla fácil y la humorada sin preocupaciones con que los fans de Neil Gaiman están tan familiarizados, pero lamentablemente estoy destinado a vivir y a morir como un hosco perro callejero que no es capaz de ofrecer palabras de consejo y aliento a mis lectores. Quizá la próxima vez...

-------------------------------

Spunkmeyer,
Filipinas.

Queridos hombres (y mujeres) Invisibles,

acabo de leer el tercer número de los Invisibles y el terror me ha asaltado en cuanto he dado la vuelta a la última página: ¡no había sección de correo! "¡Madre mía!" pensé, sin cartas, ¡ni una palabra más de la diarrea de Grant! Por eso me he decidido a escribir.

Culpa mía y de todo el jazz latino, porque quería escribir desde que el primer número aterrizó en los estantes, pero de alguna forma el tiempo transcurrió más rápido de lo habitual (por eso y porque sencillamente se me olvidó.) 

Soy yo, Grant, Spunkmeyer, alguien que solía escribir cartas de forma continuada (y bastante rara) a la columna "Doom Sayers" durante tu etapa en Doom Patrol. Antes de seguir debería decirte que me divertí muchísimo con Zenith, así como también con Sebastian O ("Dios ha muerto", ciertamente). 

"El Misterio Religioso" me pareció magnífico (y de nuevo, Dios también moría), con todas esas capas de profundidad y esa estructura, al igual que Arkham Asylum. Y la saga "Bad Gumbo" fue maravillosamente retorcida y de desarrollo inquietante para ser el primer vuelo en solitario de Mark [Millar] en la serie (un vuelo, debería añadir, que se está desarrollando especialmente bien.) Y ahora tenemos "Los Invisibles".

Ah... ¿qué más decir? En tres números he sido testigo de la sincronicidad "beatleniana", los terrores del conformismo moderno, el horripilante secreto de las ciudades, y el innegable enlace existente entre los Arcos Dorados y la codicia ("Si, en tu honor, aquí mismo tengo la evidencia. Si me haces el favor de mirar este mapa de Londres...") Y eso sólo es el principio.

Los actuales apuros de Dane están narrados con ese toque Morrison maravillosamente sesgado, y se pueden leer como si fuesen una colaboración entre Joseph Campbell y William Burroughs. Tal y como creo, Dane acaba de salir del vientre de la ballena, ha muerto y resucitado con la ayuda sobrenatural de Tom, y en el cuarto número debería empezar la Iniciación propiamente dicha, mientras arranca su viaje por La Carretera de la Adversidad. De nuevo, puede que me equivoque y que en el próximo número Dane se convierta en un habitual de Melrose Place. Porque con Grant nunca se sabe.

Los breves destellos del resto de Invisibles son originales y no es necesario decirlo, también estoy a la expectativa de ver qué ocurre con la iniciación propiamente dicha de Dane (si algo como iniciación "propiamente dicha" les preocupa a los Invisibles), tal y como también espero con ansiedad el arco dibujado por el lápiz de Jill Thompson.

Oh, si, y "Kill Your Boyfriend" [Mata a tu novio] promete mucho.

Ah, ya es suficiente por ahora. Me quedaré cerca para poder ver cómo Tom y Dane saltan en caída libre.

-------------------------------

Grant Morrison

Resulta agradable volver a saber de ti, Spunkmeyer. Siempre es alentador cuando alguien avista cosas como el material de patrones arquetípicos de escritores como Joseph Campbell. Entonces, ¿alguna idea sobre la reciente herida en la mano de Dane?

-------------------------------

Mark Haden Frazer,

Oconomowoc

Queridos Grant y compañía:

la primera saga ha terminado. Y odio admitirlo, pero hasta ahora estoy un poco cabreado. Esperaba más que un cruce entre Ian Fleming y Robert Anton Wilson junto con una buena dosis de vulgar existencialismo salmpimentándolo todo. El peculiar humor de los anteriores trabajos de Grant ha sido en gran parte tristemente obviado en estas páginas, siendo reemplazado por pedazos de conspiración seudo-alienígena y por ver cuántas veces puede aparecer la palabra "joder" en cada página.

A pesar de todo, planeo seguir por aquí durante una temporada, porque se necesita tiempo para sentar las bases de una serie que tenga algo más que a dos chicos mandándose a la mierda el uno al otro, y tengo mucha fe en Grant. Ahora que se han presentado todos los personajes principales, y Dane ha sido aceptado en la Orden, quizá las cosas se empiecen a desarrollar y se muevan a toda velocidad. Eso espero.

Sin embargo, esto podría no bastar para atenuar mi principal queja sobre los Invisibles, que es que hasta ahora Dane, como personaje principal, apesta. Es plano y básico. Aparece siendo
una especie de pequeño gamberro auto-destructivo, irreflexivo, grosero y ofensivo que ciertamente no merece o agradece que se le enseñe cuáles son los arcanos conocimientos o, en otras palabras, otros aspectos ocultos de la realidad. Dane no es muy diferente de los otros chicos de su edad, algo que de lo que yo también fui (más o menos) culpable a su edad. Aún así, el avance y elevación del espíritu de Dane produce una aburrida lectura cuando se escuchan cosas como "¡Jodeeeer!" y "¡me encantan las jodidas explosiones, tío!" todo el tiempo.

Imagina salir de marcha con alguien parecido a Dane en la vida real, y verás lo rápido que su superficialidad te pone de los nervios. Esa es la idea que intento expresar. Si, es realista para la edad que tiene y para su clase social. Pero eso no significa que tenga que gustarnos. Y no lo hace.

Mientras tanto, quizá deberías centrarte en el resto del elenco. Parece que tiene un enorme potencial, así como todo el concepto de la serie. Mucha suerte, estaremos observando.

-------------------------------

Grant Morrison

Dos cartas en dos números. ¡con un Mark! Debería ser digno de aquellos premios "acronómicos" que tanto le gustaban a Stan Lee. Siento que te hayas cabreado, pero ya no hay marcha atrás. Me gusta que digas que seguirás por aquí, porque te encantará saber que Dane no siempre ocupará el centro del escenario. Sin embargo, a diferencia tuya estoy muy encariñado con el personaje, y sigo teniendo la intención de que esta serie trace su progreso hacia su... um, "iluminación". Es alguien superficial porque tiene que serlo para poder sobrevivir, pero seguro que los pequeños gamberros auto-destructivos, irreflexivos, groseros y ofensivos también se merecen que les ilustren y alcancen así la iluminación como cualquier otra persona. Tal vez incluso más. ¿Estás seguro de que esos "arcanos conocimientos" sólo son competencia de los niños sensibles, bien educados y de clase media que tienen preciados ejemplares de El Señor de los Anillos en versión de bolsillo en sus estanterías? (¡Hola, Tim!)

-------------------------------

H. El Lobo,

Kansas City

Impresión Visible:

Los años más felices de mi vida fueron cuando no tenía nada. No poseía nada y nadie me poseía a mí. Ahora, 19 años después, me preguntó cómo hice para vender mi alma. No hubo ningún dramático pacto de sangre con un diablo presencial, tan sólo me fui deslizando en una gran comodidad. Anarquía suena a lujuria decadente. O al hedor del primitivismo. Poseo un montón de cosas agradables, frías o calóricas, aunque nada que te quisieras comer, provisiones sin fin de papel para el water (me apetece tener dinero para comprar cualquier cómic.) ¿Lo arriesgaría todo por la Libertad? No estoy seguro, y eso me preocupa. La pintada estará en la pared, pero he elegido no mirarla.

Así que, Grant, tu actitud arrogante te está consiguiendo algunas críticas. Ninguna gira por el mundo se puede llevar a cabo sin el sudor del proletariado. Y esta serie no se podría editar sin una super-estructura establecida detrás. Sin pan, no hay arte. Pero no te voy a culpar por ello. También pretendo todo lo que quieres tú. Me gustaría irme a las montañas a fumar hachís. Pero es que no me puedo olvidar de que la mayoría de nosotros estamos apegados a la mundana realidad. Si quieres alcanzarnos de alguna forma, creo que te estás engañando a ti mismo.
Sigue actuando como si fuese algo importante, aún sabiendo que resulta indiferente.

-------------------------------

Grant Morrison

Los años más felices de mi vida son ahora mismo, Sr. Lobo. He sido pobre durante 27 años y era una mierda. Tampoco creo que las almas se puedan vender. ¿Quién lo hace? ¿Quiénes las compran? ¿A qué precio? La mayor lujuria decadente de todas es descansar en la comodidad, flagelándote suavemente por haber vendido tu propia alma. De hecho, esta misma tarde lo voy a intentar. Sabiendo que ya sabes todo esto, de todas formas te lo tengo que decir para rellenar un poco más de espacio.

-------------------------------

Keith Leahy,

Pittsburgh

Queridos Grant, Stuart, Julie, o quien sea que se lea estas cartas.

He de admitir que esta es la primera carta que he escrito alguna vez a un comic book desde hace diez años que llevo coleccionándolos (aunque no ha sido porque Grant sea un gurú del comic book -o incluso aunque sea por eso, quizá porque no sentía que yo fuese alguien capaz de escribir un poema en inglés.) Lo primero que quiero decir es que me encanta que Grant trabaje de nuevo en un tebeo mensual, eché de menos su ingenio durante su descanso temporal (y eso que me divertí mucho con Sebastian O.) En medio del increíblemente aburrido curso de matemáticas en el instituto (si, estoy en el instituto), el concepto y las ideas de los Invisibles me parecen refrescantes. Además, también me gustaría decir que he ido siguiendo el trabajo de Grant a lo largo de todos estos años (Animal Man, Arkham Asylum, Doom Patrol, Kid Eternity), y me he divertido enormemente con cada una de sus obras. Aunque me perdí Los Vengadores (maldigo a mi tienda de cómics habitual -bueno, en realidad no, ya que eso puede acarrear karma negativo), y me pregunto si hay algo más de Grant que me he perdido. Lo que creo que logra que Grant sea tan grande es que sabe bien lo que está haciendo, o intenta hacer bien lo que sabe. Supongo que ambos argumentos son igual de válidos. Así que en su lugar intentaré interpretar los trabajos de Grant Morrison a través de los ojos de Beavis y Butt-Head, "Heh Heh Heh Heh Heh". Bueno, de todas formas creo que la obra de Grant es única, porque me gusta mucho más la segunda o tercera vez que la leo. Quizá soy un blandorro, o quizá he bebido demasiado Evian, pero después de las segundas lecturas, empiezo a descubrir otros significados en la obra de Grant. ¿Tendrán razón mis profesores cuando dicen que se entienden mejor las historias cuando se leen más de una vez? Eso creo. Por ejemplo, después de leer el cuarto número de los Invisibles, pensé en la canción de XTC que dice: "When the cities run with blood. And you drink our health in mud. All flesh be gone." (Es una estrofa de "Poor Skeleton Steps Out", de su disco "Oranges and lemons".) O quizá sólo lo pienso yo. De todas formas, sigue así, haciendo un trabajo tan bueno, (no espero menos.) Ahora escribiré mi poema en inglés.

-------------------------------

Grant Morrison.

Y cuando lo escribas, envíaselo a Sandman. En su sección de correo no aparece suficiente poesía. Probablemente habrá toneladas de cosas mías que te has perdido, pero no tengo espacio para listarlas aquí.

Algún alma buena debería enviarte un sumario.

miércoles, 17 de junio de 2015

THE VERY BEST OF BRUTAL BROTHERS


THE VERY BEST OF BRUTAL BROTHERS
(S. XXI, FREE MUSIC, FUCK YOU!/ REBEL STUDIOS PRODUCTION)

1-RUIN YOUR BRAIN
2-ALERT WE ARE UNDER ATTACK
3-AZNAR
4-GOTHIC LOSER
5-AINHOA NO VOX
6-FUCK YOU MEN
7-BILLY
8-RAJOY
9-ROTTEN ECOSYSTEM
10-FUCK YOU WE ARE THE BEST
11-LOVE ME BITCH
12-FUNKED
13-LOVE IS HATE
14-SAW MUSIC
15-THE SUBURBAN
16-MUSIC TOTAL DESTRUCTION REMIX EDIT
17-SUICIDE SOLUTION
18-WANT MORE HATE
19-TEKKNO IS DEAD
20-BITCH KILLA!

AQUI.

martes, 16 de junio de 2015

THE FEELING OF LOVE - TOUR CD 2010


THE FEELING OF LOVE - TOUR CD 2010

1-Waiting For The Cheerleader
2-Night Cold Dance
3-What´s Your Name? Who´s Your Dadd?
4-School Yeah
5-??
6-Dissolve Me
7-Mechanical Lamb
8-Young Jesus

AQUI.

lunes, 15 de junio de 2015

CÓMO UN TÍO MAYOR SALVÓ EL PERIODISMO MUSICAL ONLINE, por Warren Ellis

Por Warren Ellis para Wired, 2009. Traducido por Frog2000.

Creo que todos estamos de acuerdo en que en cuanto Melvyn Bragg se retire, deberían ofrecerme "The South Bank Show" [The South Bank Show fue un programa de TV de ITV Studios donde se ofrecían reportajes sobre la alta cultura y el arte popular indistintamente]. Si no por otro motivo, creo que por lo menos debería ser porque ha llegado la hora de que las artes mediáticas más serias den cobertura a los elementos de la industria cinematográfica japonesa que producen trabajos tan inventivos, bellamente diseñados y temáticamente musculosos como "El Pulpo Invade La Vagina", "El Pescado Que Crujió Y Ha Sufrido Heridas" y "La Anguila Y La Locha Que Atacan Por Culpa De Su Lascivia Parecen Algo Insanas".

Te aseguro que no te gustaría buscar todo lo que he enunciado para saber cómo es. Ese es el motivo por el que uno necesita la penetrante mirada artística del South Bank Show para descubrir y presentar esos artículos a la consideración de sus comprometidos espectadores. Francamente, soy la única opción real que podría reemplazar a Bragg cuando se retire, y he estado pensando en que Wired me debería patrocinar una campaña con ese fin. También quiero una de esas estatuas que Niyazov construyó sobre sí mismo. Ya sabes, la de 12 metros de altura, una de oro que gira para ponerse cara al sol. Pero ya nos pondremos más adelante con eso.

Dada mi relativa juventud y mi cuestionable bibliografía (y el hecho de que el editor de Wired, David Rowan, se eche a llorar cada vez que escucha mi nombre), entiendo que este trabajo podría no ponérseme inmediatamente al alcance. Mientras tanto, el siguiente que debería hacerse con las riendas debería ser Paul Morley. De hecho, ese curro siempre debería haber sido de Paul Morley, y si ITV desea cerrar la marca "South Bank Show" tras la partida del Señor Bragg, entonces simplemente se deberían inventar un nuevo nombre para la versión de Morley.

Es evidente que deberían asalariar a Morley hasta que accediese a comisariar y presentar un gran batiburrillo sobre las artes en televisión. Porque se ha convertido -o tal vez, se haya mantenido- como uno de los pocos neófitos reales y más agresivos de la vida cultural británica. Demonios, en un mundo perfecto estaría trabajando como director general de la BBC. Me siento inclinado a argumentar que Morley es el último guardián de los valores "Reithianos" [aquí Warren Ellis se está refiriendo a John Reith, uno de los primeros directores de la BBC]. Su libro "Words and Music" es el monolítico tratado equivalente de las grandes series retóricas de televisión del pasado de la talla de "Civilisation", "The Ascent of Man" y "Connections". Está muy cerca de ser una fusión de las tres, con un poco del Cosmos de Carl Sagan en la mezcla, pero dejándola fermentar durante mil años en un coche que se ha estrellado en el jardín de JG Ballard. A veces me digo que Morley lo escribió porque sabía que nunca conseguiría convertirlo en programa de televisión. En su lugar -y esto es muy importante- se terminó convirtiendo en la versión final narrativa y ampliada del epopéyico e innovador "mash-up" titulado Raiding The 20th Century. Estrictamente, el Raiding de Kev es una historia sonora de la música con técnica "cut-up", y por lo tanto, una historia de la música del Siglo XX. Kev se dio cuenta de que al contar sus historias, Morley también estaba contando la historia de Kev. Y por eso habló con Morley y produjo la versión ampliada a principios de 2005, llevando a cabo una cosa que en realidad no existía antes. Morley como neófilo: la versión "mash-up" en MP3 libre del libro.

Lo que me lleva hasta lo que Morley está haciendo ahora en lugar del "The South Bank Show". Teniendo en cuenta que el material impreso está aparentemente muerto, o al menos no se paga demasiado bien, Morley está ofreciendo su propio programa a través de los buenos oficios del Observer Music Monthly. Enterrado en la web presencial del OMM, una vez al mes se puede ver una presentación multimedia realizada por Morley. No es sólo una columna sobre música, sino el vídeo de las entrevistas que ha realizado como apoyo al tema del mes o de un tema en concreto, los archivos de música, las actuaciones filmadas, y lo más inquietante, un archivo Flash que rellena la pantalla con un inmenso Morley que aparece como enmarañado maestro de ceremonias de discoteca. Por eso es capaz de tratar cualquier tema de una forma que los periodistas de música normalmente no sabrían. Incluso sigue siendo periodismo musical, porque parece una performance musical y artística.

Y esto en una época en la que las revistas de música se están muriendo ignoradas y los periodistas musicales están señalando a los blogs como los asesinos de la prensa escrita. Ha tenido que llegar un tipo de unos cincuenta años para inventarse los parámetros culturales de la música pop de antes de que nacieran los niños de Pitchfork e ilustrar exactamente cómo se puede hacer periodismo musical en la red: mediante la combinación de cosas impresas y televisión y música y performance, para crear una nueva bestia. Y todos los demás: los blogs y los actores y la televisión y la tinta impresa, parecen un poco más lentos y estúpidos en comparación.

Así que, sí, Paul Morley puede mantenerme caliente el asiento en The South Bank Show. Pero tal vez ha demostrado que no lo necesitaba tanto como el programa lo necesitaba a él.

Sin embargo, yo sigo queriendo mi estatua.

viernes, 12 de junio de 2015

JAIME HERNANDEZ CHARLA CON ZAK SALLY (THE COMICS JOURNAL 300), 3 DE 3

Entrevista aparecida en The Comics Journal nº 300, coordinada por Jessica Lona y traducida por Frog2000. Parte 1, parte 2.

ZS: [Risas.] Deberían gustarle, son unos dibujos de Spiderman impresionantes. No tenía ni idea de que eso estuviese en mi interior, pero maldita sea, soy capaz de dibujar a Spider-Man de memoria.

JH: ¡Claro! Yo me sentí tremendamente orgulloso cuando me di cuenta de que podía dibujar el símbolo de Superman de memoria. Oh, tío, tuve que hacerlo.

ZS: [Risas.] ¿Cuando ocurrió?

JH: [Risas.] Oh, cuando era adolescente. Pero de niño ni siquiera sabía que era una "S". Pensaba que sencillamente era algo que estaba prendido en su pecho. 

ZS: Es una cosa bastante rara. Es una cosa rarísima de dibujar. Es como el negativo de...

JH: Si no lo dibujas bien, no tiene muy buena pinta.

ZS: No.

JH: Es como dibujar a Charlie Brown. Puede que te digas: "oh, parece fácil de dibujar." Y luego lo intentas y si, es bastante difícil.
ZS: Hey, ¿por qué no hay más historietistas que hayan hablado sobre el hecho de que Charles Schulz falleciese justo el día antes de que se publicase su última tira?

JH: No lo sé. Estuve pensando en el tema y mi conclusión fue que tenía un montón de material preparado para el final, porque no habría sido capaz de hacer otra cosa. Eso es lo que creo. Porque soñaba con que la última tira fuese una en la que parecía que Charlie Brown sí que iba a patear el balón, y por supuesto, al final no lo hacía. Y pondría final a la tira justo en ese punto. Pero al menos tenemos la carta donde escribió: "Gracias a todos por vuestro apoyo, he pasado unos años maravillosos", y otras cosas parecidas. También he pensado que quizá no hubiese sido capaz de... que igual su enfermedad no le iba a dejar seguir dibujando la tira, pero es mi opinión. 

ZS: ¿Y no crees que casi es como si hubiese puesto a Dios a prueba (esta es mi opinión)? [Hernandez se ríe.] Me refiero a que es como cuando fallece la esposa de alguien y el marido llevaba con ella...

JH: Es cierto, y él la sigue al poco tiempo. Si, puede ser. También pensé algo así, que cuando asesinó a su hijo, eso es lo que le mató. Ya no tenía nada con lo que seguir tirando, nada que lo mantuviese en movimiento. Si, puede ser.

ZS: Si, es raro que... dos o tres meses antes del verdadero final de la tira me vino a la cabeza. No recuerdo dónde, puede que estuviese en casa de mi madre o algo así, y dieron la noticia en televisión, anunciaron que iba a acabar la tira o algo parecido. Lo estaba viendo (era como un pequeño documental sobre él), y aunque no soy un llorón ni nada así... por alguna razón me quedé completamente expectante, y después de ver el documental me dije: "oh, ¡Charles Schulz!" Y empecé a chillar. No sé, quizá es porque había aprendido a leer con él.

JH: Si, también era ese tío que llevaba ahí toda su vida, durante toda nuestra vida. Crees que seguirá para siempre. Eso fue lo que pensé... aquí tenemos a los L.A. Dodgers, y a Vin Scully, el famoso locutor. Llevo escuchando su voz toda la vida. El tío acaba de cumplir 81 años y sigue en el mundo del deporte, y sigue siendo brillante y tal, pero me dije: "Dios, un día no volveré a escuchar su voz." Eso es lo que va a ocurrir. Es algo que lleva contigo toda tu vida y que pensabas que siempre estaría ahí. Supongo que es lo que pensaba sobre Schulz.

ZS: ¿Has leído ese libro de Schulz que acaba de salir?

JH: No, no lo he hecho. Sí que he visto el documental. Estoy seguro de que no es lo mismo, pero recuerdo que la gente decía del documental que "muestra su lado oscuro, y todo eso de que no era tan brillante y todo lo demás."

ZS: ¡No jodas! En mi caso me dije: "¿se habrán leído estos alguna tira de Snoopy?", probablemente no.
JH: Lo vi y pensé: "aparte de los millones de dólares, ¡creo que cada historietista también habrá tenido que pasar por muchas cosas!" Tuvo sus altibajos, hizo su trabajo y luego se volvió paranoico en cuanto a lo que pensaba la gente de él, sufrió todos esos altibajos por los que creo que pasa cualquier historietista. Me parece gracioso.

ZS: Era un libro extraño. Me lo leí entero, y me di cuenta de que el escritor decidía centrarse en algunas cosas extrañas. La relación con su padre y su madre, que no solían hablar mucho entre ellos. Luego había grandes disecciones psicológicas de Schulz. Lo estaba leyendo y era en plan: "tío, acabas de describir a cada habitante de Minnesota con el que me haya tropezado alguna vez." [Jaime Hernandez se ríe.] Como si él fuese una extraña anomalía psicológica. "¿Estás de broma, tío? ¡Se parece a cualquiera de los que he conocido!" 

JH: Una vez, cuando Gilbert y yo hicimos un tour de firmas en el ´92, pasamos por "The College of Comic Book Knowledge"...

ZS: [Risas.] ...yo... creo que estaba allí...

JH: ¿Estuviste?

ZS: Estuve en un coche bebiendo con Gilbert en algún momento, estaba borracho y le estuve molestando...

JH: Si, es cierto. Bueno, cuando hicimos el tour, alguien se trajo una carpeta donde se recopilaban los nombres de todos los artistas e historietistas de Minnesota. Muy bonito. Es como algo que es vuestro, propio, allí se ha criado [risas] toda esa gente talentosa y loca.

ZS: Curt Swan.

JH: ¡Ahí lo tienes! Ese tío hizo una lista con todos los historietistas de allí. Era asombrosa. Me gustaría habérmela guardado. 

zs: Me hubiese gustado verla. Conozco a algunos nuevos que de vez en cuando aparecen por aquí y por allá. 

JH: Los estáis engendrando, tío.

ZS: Eso espero, ¿no?

JH: [Risas.] Es como Wisconsin y sus asesinos en serie.

ZS: [Risas.] Y su requesón. Sabes que los de Minnesota odiamos a los de Wisconsin, ¿verdad?

JH: Me lo figuraba. Cuanto más cerca, más rivalidad.
ZS: Hablando del ´92 y de esa película y del resto de cosas, había una especie de grupo de... o yo pensaba que era un grupo... antes de que surgiesen todos los historietistas que se pueden ver hoy en día, en aquel entonces parecía como si no hubiese más que, por ejemplo, vosotros y Peter Bagge y Dan Clowes, erais como el centro de esta nueva cosa que estaba ocurriendo en los cómics.

JH: Ha sido la única vez que he sentido ese tipo de mentalidad de grupo.

ZS: ¿Es una sensación positiva?

JH: No, ¡es una sensación magnífica! Recuerdo que me encantaba estar en compañía de esos tíos, y también de las chicas, de todos los que estaban haciendo sus cosas en esa época. Sentía como una sensación de fortaleza, de poder, una especie de sensación en plan: "hey, conquistemos el mundo." Ya sabes: "este es el único lugar de la Tierra donde está ocurriendo algo así", o algo parecido. Lo más interesante era que cada uno de nosotros vivía en un Estado diferente. [Risas.] No sé cómo lo vería el resto de la gente. Me llegaban opiniones de que algunos creían que era como un club cerrado que no permitía la entrada de nadie más, algo exclusivo que les hacía pensar que éramos una mierda a la última. Bueno, nosotros creíamos que éramos una mierda a la última, porque estábamos haciendo todo el trabajo. 

Pero en mi caso me encanta relacionarme con gente que piense como yo y con la que pueda elaborar cosas. Guardarme sus interesantes pensamientos. Me gusta muchísimo. No es que intente excluir a nadie, sino que lo que quiero es charlar sobre algo sin tener que explicar toda la historia de mi vida, y allí estaban ellos. Es como cuando tu hijo empieza a ir a la escuela y empiezas a conocer al resto de padres, y tienes que explicar lo que haces como unas veinte millones de veces. Llevo haciendo cómics unos treinta años, y aquí me tienes, diciéndole a la gente: "no, no son dibujos animados, es un comic book, pero no es como Spider-Man, es más adulto, pero no es sexual, sino..." Y me sigue pasando que lo tengo que explicar todo. 

ZS: Puede que eso fuese lo que estaba intentando decir. Esa sensación de ¿qué es lo que estoy haciendo? Sé lo que estoy haciendo, pero para el resto del mundo es... sigo haciendo "libros divertidos."

JH: Y luego mi esposa se cachondea de mí porque alguien en el colegio, uno de los padres, me dice: "Sé quién eres. Me encanta Love & Rockets", o lo que sea, y mi esposa empieza a reírse de mí porque me estoy vanagloriando, y yo me pongo en plan: "no, ¡en realidad estoy contento de que alguien sepa lo que hago!" [Risas.] Es una buena sensación.

ZS: Creo que la primera vez que cruzamos algunas palabras fue en San Diego. Había gente haciendo cola, sé que fue en la convención de cómics, pero vosotros estabais ocupados todo el tiempo firmando. Fue... se podría decir que había gente que llevaba leyendo Love & Rockets desde hacía mucho tiempo, y que significaba mucho para ellos. O al menos es lo que me parecía.
JH: Y que acudan significa mucho para mí. Me gusta... [risas]. Me gusta conocer a gente que sabe lo que hago. Punto. Que no tenga que explicarles quién soy. Ya sabes, es el único momento en el que conozco a gente en persona a la que le gustan mis cosas. 

ZS: Claro.

JH: Quiero que me quieran. [Risas.]

ZS: Ese grupo de historietistas de los noventa del que hablabas antes, esos tíos con los que sientes que hay mucha afinidad, ¿sigues sintiendo lo mismo por ellos?

JH: Me gusta verlos más como a viejos amigos. La verdad es que no nos vemos demasiado. Es casi como si nuestros cómics hubiesen seguido rutas diferentes. Nunca quise verlo como una competición en plan "oh, espera, este se está haciendo más popular, este otro va a hacer una película, oh, mierda. Se convertirá en alguien demasiado bueno para nosotros." Nunca me ha gustado verlo de esa forma, pero sí, tiendes a distanciarte. Y los ves cada diez años y siguen siendo los viejos colegas, y siempre te generan buenas sensaciones. 

Pero como comprenderás, se han ido por otro sitio. Además, me parece que toda la industria y que todo el mercado alternativo está muy fragmentado. Ahí tienes al mejor grupo de historietistas del mundo viviendo aquí y allá, aunque comenzaron aquí. Es difícil seguirles la pista. Muy pronto empiezas a sentir como que estás compitiendo. No, nuestros historietistas son mejores que los suyos, o algo parecido. Y eso es una estupidez, pero eso es lo que nos separa. Todos intentan encontrar su lugar, así que empiezan a actuar de esa forma. No sé. Quizá sólo sea mi manera de verlo, porque estoy solo en mi pequeño estudio. Pero es lo que a veces me parece. 

ZS: Tengo un par de amigos historietistas, y suelo ir a las Convenciones y allí me encuentro con toneladas de gente a la que me apetece ver, y al mismo tiempo también está ese otro nivel, como si fuese una pequeña piscina llena de creadores de cómic, como una pequeña tarta que de alguna forma es un lugar de críticas y comentarios agudos, como una especie de locura. Aunque dicho esto, la mayoría de los tíos que conozco en el medio del cómic son gente bastante maja. También hay algún completo gilipollas, eso sí. En los viejos tiempos del Journal se podía hablar sobre ellos, pero ahora ya no. Porque el Journal se ha vuelto cool. [Hernandez se ríe.] Eso es lo que me parece, ¿no?

JH: ¿Mola el Journal?

ZS: ¿Lo hace?

JH: Ahí lo tienes. Ya tenemos algo más sobre lo que hablar. 

ZH: Bien, demonios.

JH: ¿Qué opinas?

ZS: No sé. [Risas.] ¿Puedes compartir conmigo algo sabio?
JH: Veamos.

ZS: Aún me siento como... estoy a punto de cumplir 38. 

JH: Y llevas haciendo cómics casi tanto tiempo como yo.

ZS: ¿Tienes...? ¡No!

JH: ¿No decías antes que ibas a volver a hacer tus mini-cómics? ¿Para cuando?

ZS: Oh, bueno... claro que sí... Claro, ¡aunque apesten!

JH: ¡Pero los estás haciendo! ¡Y sin miedo alguno!

ZS: [Risas.] No, algunos los he hecho completamente aterrado.

JH: Si, pero los hiciste, y esa es la diferencia. Moviste el culo. Te pusiste a currar. Pusiste tus sentimientos, tu cuerpo, tu alma... en ello. Espero que lo hicieras.

ZS: Probablemente puse demasiado.

JH: En ellos. No hay nada más audaz. Mis cómics... pongo en ellos toda mi jodida alma, así que si alguien los menosprecia y dice que solo son mierda vieja... una mierda, claro que puede herir mis sentimientos. Porque cada vez pongo toda la carne en el asador, y no me escondo. No sé dónde nos llevará eso: igual a la auto-compasión [Risas.] De todas formas, estábamos hablando de tus cómics. Pusiste toda la carne en el asador desde el principio, así que es mejor que pienses que eres un joven valiente.

ZS: Tampoco puedo.

JH: [Risas.] ¿Pero qué más sabiduría puedo compartir? Bueno, lo primero es que diría que has llegado demasiado lejos en tu camino, y no te hablo desde la posición profesor-estudiante, o algo así, pero... es mi forma de ver las cosas. Entiéndelo. Todo lo que haces... si no eres un "fake", alguien se pondrá a buscarlo. [Risas.] Esa es la sabiduría en la que creo. Y quizás tienes que seguir enojado. [Sally se ríe.] Y hambriento. Algo hambriento. Al final podrás alimentarte porque estás cansado de morirte de hambre, todo eso. Tienes que mantenerte justo en el punto en el que pasas hambre, donde todavía tienes ganas de comunicarte. Elaborando tu... Maldita sea, aquí estoy yo. Y la ira también ayuda.

ZS: Ya lo pillo. [Risas.]

JH: Bueno, mira, ahí lo tienes. Y si aparece en tu obra... creo que hay ira de la buena y también de la mala. Pero la ira positiva la puedes sacar cuando quieras. En otras palabras, aunque las cosas sigan apestando ahí fuera, estoy intentando enseñarte cómo se puede hacer el bien. Eso es todo lo que sé. [Risas.]

jueves, 11 de junio de 2015

BAD MUTHAS: GRAHAM CENTRAL STATION (1974)


"Este prometedor álbum de 1973 representa el primer trabajo post-Sly & The Family Stone del mago del bajo Larry Graham. Al igual que su anterior banda, Graham Central Station fue una unidad multirracial que mezcló grooves soul y ganchos pop para crear un híbrido exuberante. Sin embargo, en "Graham Central Station" el sonido del bajo de Graham tiene un papel más destacado, y además se añaden nuevas capas rítmicas a base de cajas de ritmos y teclados que suenan como un clarinete. El resultado es un disco que mezcla a partes iguales soul pop ("¿Ain´t No Fun To Me") y funk ("We Be Gettin 'Down"). Esta mezcolanza no es tan sencilla como se podría esperar, lo que significa que algunas canciones reinciden más en el groove, y otras lo hacen en la melodía: "Tell Me What It Is" tiene un poderoso ritmo construido a base de la mezcla perfecta de bajo retumbante y palpitante caja de ritmos, pero carece del gancho melódico necesario para convertirse en una canción inolvidable. Otro problema es que las letras no están lo suficientemente desarrolladas en algunos momentos: "People" clama contra la injusticia, pero no señala con el dedo causa específica alguna, y "Why?" pisa el territorio demasiado familiar del lamento amoroso. A pesar de estos problemas, la escucha de "Graham Central Station" sigue resultando muy atractiva gracias a su pura musicalidad: incluso cuando las canciones carecen de gancho, disponen de una abundancia de riffs frescos y estelares armonías vocales que harán sonreír a los aficionados al funk. Cuando se aplica esta maestría musical a las mejores canciones, los resultados son magia pura: "Hair" tiene una letra inteligente que habla sobre la tolerancia y se desarrolla en torno a un gigantesco groove conducido por uno de los serpentinos fraseos del bajo de Graham, y "Can You Handle It?" fusiona con eficacia una melodía pop construida sobre un coro cantado con otro groove propulsado por bajo y teclado (además esta canción se convirtió en el primer gran éxito del grupo). En pocas palabras, los oyentes casuales puede que quieran recopilar las canciones estrella en un disco de éxitos, pero los amantes del funk encontrarán muchas más razones para disfrutar de "Graham Central Station."

-Donald A. Guarisco para AllMusicGuide, traducido por Frog2000 en facebook.

miércoles, 10 de junio de 2015

EL KINDLE ES UNA COSA LLORIQUEANTE, TULLIDA Y LANGUIDECIENTE..., por Warren Ellis

Por Warren Ellis para Wired, junio de 2009, traducido por Frog2000.

Así que el Kindle, la pizarra mágica de Jeff Bezos, no funciona correctamente aquí, en el mismísimo país de Dios.

Lo cuál es el único motivo por el que los libreros del Reino Unido no se están lanzando delante de los ocho coches (o menos) que todavía se pueden permitir el lujo de circular por Gran Bretaña. Por lo general, aquí, en el mismisimo país de Dios, somos perezosas bolsas de grasa y mierda rellenas de patatas fritas. Y si no es estrictamente necesario usar una grúa para izarnos del sofá donde estábamos viendo Singulares Retardados Sonrientes Chuleando En Patines, para poder conseguir una nueva copia de Harry Potter Y Su Inquietante Masturbación Manual En Mitad De La Noche, entonces no lo haremos. 

Por lo tanto, los libreros del Reino Unido aún no se han visto reducidos a la misma condición que sus primos americanos, que va poco más allá de cuerpos en el pelotón de fusilados, todavía se les utiliza como alimento y fuente de calor. Temen el Kindle como si fuese el aliento de la polla del diablo en su hombro, a pesar de que la inteligente tablilla del Sr. Bezos probablemente no habrá vendido aún ni un millón de unidades. Porque como cualquier librero estadounidense te gritaría mientras se abre sus propios antebrazos con cuchillos Stanley, realmente sólo 34 estadounidenses compran y leen libros. Por lo que a ellos respecta, el Kindle surgió directamente de las pelotas de Satanás y nos condenará a todos. 

En Gran Bretaña no existe el mismo temor, porque la peor amenaza contra la lectura proviene de nuestro sistema educativo, y del hecho de que la mayoría de los niños nazcan con síndrome de alcoholismo fetal como si ya tuviesen 15 años. 

También está la amenaza del iPhone, esa cosa vil, una losa sin personalidad a lo Star Trek 1980, una banalidad de plástico de la Federación del Área de la Bahía. Ya era bastante malo que todos los que conozco en los círculos tecnológicos y de diseño se pavoneasen por ahí con uno atascado en su bolsillo, como si fuesen a obtener un ciber-frotado de la varita mágica. "Mira", me susurran sosteniéndolo con tanto cuidado como si fuese un elfo casi muerto que se hubiesen encontrado en un bosque encantado y lo hubiesen cuidado hasta que se pusiera sano de nuevo. "¡Hasta se pueden hacer llamadas telefónicas!" Por supuesto, algunas personas me enseñan su aplicación Kindle. Si estás de viaje y quieres un nuevo libro electrónico, navegas por Amazon con el navegador de tu iPhone, realizas tu compra, y la aplicación se sincroniza para traértela. Esa es la solución móvil que el Kindle de aquí no dispone. Después de todo, si te has traído un Kindle al Reino Unido, sabrás que has importado un cosa tullida y lastímera que se queja en la Susurronet por la noche. Pero entonces... ¡ajá! Mediante el juicioso uso de algo que Patrick Stewart utilizaba para hacer que algunas personas se pusieran en contacto en 1989, ya que eso era lo suyo, podrás pillarte libros y leerlos en una aplicación retro-iluminada de forma atractiva. Y con la ventaja añadida de que es probable que la radiación del dispositivo te provoque esterilidad.

Lo cuál me lleva hasta la noción de "público". En los días de antaño, cuando reinaba lo impreso, hablábamos de "llegar hasta el público." Hablábamos de hacerlo a través de la publicidad, o de apariciones en vivo, que era cuando querías salir a la luz en algún lugar del mundo real, estropear con tinta los ejemplares que te ponían delante para firmar y comunicarte usando pequeños ruidos bucales. Lo que queríamos decir con "llegar al público" era "idear formas para obligar a extraños a que nos den su dinero a cambio de nuestras ideas y tal vez de una broma o dos". Es algo que ha cambiado de manera bastante salvaje. La compleja red de procesos diseñada para conseguir que me des tu dinero se ha convertido en algo bastante irregular, añádelo al colapso de los periódicos y a ese concepto de autoridad que ha cambiado de los periodistas hacia la tripulación de BoingBoing y de ahí, en 2009, a un post de Twitter escrito por el santificado Stephen Fry. Era genial conseguir una crítica en una revista musical de papel (¿las recuerdas?) Y era divertido ver a Oprah recomendar "La Carretera" de Cormac McCarthy a las amas de casa, pero aquí tenemos el nuevo medidor de audiencia: Stephen Fry apareciendo en tu jodido iPhone para decirte que él ha disfrutado mucho con la lectura de la novela gráfica Watchmen.

Claro, 300.000 seguidores en Twitter no es lo mismo que una audiencia televisiva de casi un millón de espectadores, pero esas 300K personas son neófitos altamente selectivos con ingresos disponibles. Tienen jodidos iPhones y todo. En algún momento alguien recomendará un libro de prosa y cierto número de personas tamborilearán con sus dedos la ruta hacia Amazon para que con un solo clic, su aplicación Kindle sea eminentemente rastreable. Muy bien eso podría contar otra interesante historia.

Por supuesto, las novelas gráficas a todo color como Watchmen parecerán una seudo-mierda en el monocromo Kindle. El que le seguirá, el Kindle 2, cuenta con 16 niveles de escala de grises, por lo que es un poco menos basurero. Aún así, las tiendas de cómics no tienen por qué preocuparse todavía. Espera. La aplicación para el iPhone de Kindle ya muestra novelas gráficas a todo color. Mierda... Sí, cállate y pásame ese cuchillo Stanley, ¿quieres?

martes, 9 de junio de 2015

DEVIL DOGS LIVE (7")


Devil Dogs - Devil Dogs Live
(Crypt Records, 1991)

A1-Stay Out All Night
A2-Go On Girl
B1-Pussywhipped
B2-Twist + Burn

AQUI.

THE DEVIL DOGS & THE NEW BOMB TURKS SPLIT



The Devil Dogs / The New Bomb Turks Split 7"
(Helter Skelter Records, 1993)

A-The Devil Dogs - Tattooed Apathetic Boys
B-The New Bomb Turks - Dogs On 45 Medley
Rock City USA/ Action/ Backstage/ Rock City USA

AQUI.

lunes, 8 de junio de 2015

TINTA INVISIBLE, LOS INVISIBLES NÚMERO 6, VOLUMEN 1.

Tinta Invisible, correo de LOS INVISIBLES 6 (primer volumen), por Grant Morrison, traducido por Frog2000.

Rux Hensley.

Querido Grant, 

según algunos, los Invisibles, también conocidos comúnmente como los Illuminati, son reales y llevan existiendo desde hace mucho tiempo.

En el mundo musulmán se les llama los Roshaniya, "los iluminados". Durante el Siglo XVI estos guerreros místicos controlaban las montañas de Afganistán inspirados por las revelaciones divinas acerca de una Humanidad libre de la tiranía. Los Roshaniya fueron declarados anatema por la autoridad eclesiástica Mogul y toda la fuerza del Imperio Mogul se desencadenó en contra de la relativamente pequeña secta. A mediados del Siglo XVII los supervivientes se esparcieron por las cuatro esquinas del mundo.

Medio Siglo después los Illuminati volvieron a aparecer en Alemania y Francia. Algunos creen que jugaron un papel destacado agitando los fuegos que propagaron la Revolución Francesa. Otros incluso van tan lejos como para afirmar que un agente de los Illuminati alemán, Adam Weishaupt, asumió la identidad de George Washington y cambió el curso de la Historia. Durante los sesenta y los setenta, una especie de histeria Illuminati barrió el mundo de lo oculto. Se sucedieron los rumores generalizados acerca de que los Illuminati estaban preparados para asumir el control de los acontecimientos mundiales, pero nadie parecía estar seguro de si serían una fuerza del bien o del mal.

Algunos dicen que Los Invisibles, las sociedades secretas de la Conspiración Illuminati, son ficción, y otros afirman que son para-históricos. ¿Son las similitudes de tu serie intencionadas, una coincidencia o una sincronía? ¿Estás manipulando los antiguos misterios para salpimentar tu historia con una pizca de realismo? ¿O quizá, de nuevo, los antiguos poderes están dando forma a la historia de la Humanidad y simplemente estás captando en tu colección lo que está ocurriendo en la realidad?

-------------------------------

Grant Morrison.

Gracias por haber llamado mi atención sobre los Roshaniya, Rux. Actualmente el Islam se ha convertido en algo que se identifica tan completamente con el fundamentalismo de fe ciega que la gente tiende a olvidar las franjas místicas y esotéricas de la religión mahometana. Uno de los próximos arcos del tercer año de la serie incluirá una buena cantidad de material sobre el mundo musulmán, y definitivamente voy a añadir al guiso a los quisquillosos "iluminados" de la zona oriental en uno de los arcos de la historia. En cuanto a capturar el pulso de lo que ocurre, creo que es exactamente lo que estoy haciendo, tal y como la siguiente carta, una con un número escandalosamente elevado de letras similares a la anterior, parece indicar.

-------------------------------

Michael O´"algo" (no he podido leer la firma, Michael. Debes ser médico.) Anarchy Press

Querido Morrison:

Acabo de leer los dos primeros números de LES INVISIBLES. Creo que es tu trabajo más poderoso en el cómic, pero desafortunadamente la serie es muy parecida a varios niveles a un proyecto que llevo desarrollando estos últimos dos años, lo cuál, en un mundo ideal, ya habría sido publicado. Al ser tan similar, me veré forzado a pedir a mi capítulo local de Caballeros Templarios que contraten a un bokor para robar tu pequeña alma y encerrarla en una jarra para su custodia. Si eso ocurre, espero que no haya resentimientos. Disfruto mucho con tu obra, te veré en un año y un día. Cuídate.

Postdata: Estoy seguro de que sabes que nuestros aliados extraterrestres siempre están buscando energía creativa humana para mezclarla y crear una nueva raza. Ciertamente creo que se han interesado en ti, así que estaré dispuesto a compensar a los Rosacruces por los problemas generados por tu ausencia. Cuando te marches con la vanguardia de la creatividad (por así decirlo), probablemente seguirás estando en buenas manos. 

-------------------------------

Grant Morrison.

Si me quieren tendrán que pasar por encima de mis amigos ultra-dimensionales, los hechiceros escorpiones, y sé que esos hijos de puta son capaces de acojonar a cualquier viejo ET de mierda. Como decía, me llegan toneladas de cartas de gente que me cuenta que ellos también han estado planeando publicar o que han estado desarrollando proyectos muy parecidos a LOS INVISIBLES. Quizá sólo sea la fiebre del Milenio, pero parece que algo tremendo se está agitando en el inconsciente colectivo de la Humanidad.

-------------------------------

Graeme Parker. Noreste de Inglaterra.

Hola.

La verdad es que estoy bastante harto de teorías conspiratorias. Siempre me han parecido demasiado limitadas por culpa de sus propias conexiones. Incluso las más comprensivas se centran en un puñado de extrañas ocurrencias que nunca llegan a conclusión alguna. Muchas personas se rompen la cabeza con el hecho de que ALGO está pasando, pero aparte de eso, todo lo demás parece fútil. Por eso me puse tan contento cuando dijiste que en el primer número de Los Invisibles ibas a revelar el tapiz al completo. Decisivo, temerario, y totalmente desvergonzado. ¡Ja!

Todos formamos parte de una conspiración llamada vida, y como un todo que contiene a cada elemento, le corresponde a cada parte (de forma individual) contarlo a través de sus propios ojos. La vida se filtra a través de las obsesiones de cada uno, con nuestro propio estilo determinante. La democracia no es un precepto artístico.

Por lo tanto, esta conspiración llamada Invisibles es un precepto personal, y hasta el momento lo que has hecho es medirlo con el resto, y oh ...¿tan grande es? (Estoy poniendo mis brazos muy alejados entre sí, pero seguiré escribiendo.) ¿Quién dice que el tamaño no importa? Pero el tamaño no es nada comparado con la versatilidad, y la versatilidad es lo que realmente tiene que ver con la magia (por lo menos en mi caso lo ha sido hasta ahora), la habilidad de desglosar la percepción y recrearte de la forma más adecuada para cubrir tus necesidades y caprichos.

Los Invisibles son extremadamente versátiles. Incluso maleables. A veces su mundo es dolorosamente real (Harmony House) y en otras el mundo físico parece subordinado a la mente (como ocurre con las escenas de Tom El Loco). El mundo real está recortado en pedazos y cada uno se coloca en patrones que no parecen producto del azar. Los patrones forman piezas que se superponen, que contrastan entre sí y revelan nuevos significados, desmienten las viejas tradiciones y muestran los motivos para tener miedo donde antes sólo había aceptación ingenua.

Dane está aprendiendo que no tenemos por qué esperar a la Madre Naturaleza para que otra gente tenga su propia percepción sobre él, o sobre lo que es lo natural. Para de esa forma mostrarnos la clave de la evolución. Si queremos, nosotros podemos tener la iniciativa, pervertir las barreras entre masculino y femenino, correcto y equivocado, para no convertirnos en una masa homogénea que no sea capaz de crear ninguna nueva percepción con la que poder sobrevivir.

Todos los que nos gobiernan utilizan la magia como una herramienta, aunque lo hagan de forma diferente (y normalmente en un sólo sentido). Estamos impotentes por culpa de nuestra visión de la magia como el sueño de escritores y locos. La magia puede ser una herramienta para las masas. La magia como herramienta de supervivencia. No se permiten los sombreros puntiagudos (excepto los violeta con el borde dorado que tanto me gustan.)

¿He parloteado ya lo suficiente? Creo que sí. Adiós.

-------------------------------

Grant Morrison.

Parlotea todo lo que quieras, Graeme. Esto es Ciudad Parloteo.

-------------------------------

Alexander Wheill, Quebec, Canadá

Para los Grandes Seres Invisibles.

No se necesita mucho para hacer un cómic. Algunas frases artísticas que se puedan entender, y tal vez una secuencia de acción o dos. Por supuesto, esto no hace que un cómic sea bueno, pero te hace sentir como que ha valido la pena gastar tu dinero.

Aunque estoy seguro de que mucha gente alabará LOS INVISIBLES [enseñadme a una sola persona que no lo haga], no puedo evitar sentirme un poco engañado. Aliviado, sí, pero también engañado, y aquí tienes el por qué.

Todo el trabajo de promoción anterior al cómic y "las insinuaciones" sobre la posible orientación que podría tomar la serie me hicieron creer que iba a leer las aventuras de un extraño grupo de mamones de pinta rara.

Al final mis primeras impresiones fueron bastante equivocadas. Sin embargo, ahora estoy leyendo las lecciones de filosofía de un vago calvo dirigidas a un mocoso holgazán, a un joven cabreado al que no parece importarle mucho las viejas lecciones de nadie. Sí, como ya sabrás odio a Dane con una pasión que no difiere mucho de la apatía. Y si no era suficientemente malo, incluso se pone peor cuando aparece alguien como el viejo Tom O 'Bedlam. ¡No me preguntes por qué, pero tus personajes están empezando a molestarme un montón! A pesar de que su creciente relación personal mientras Dane aprende las lecciones sobre la vida me parezca malintencionada, nunca me había sentido tan obligado a leer historias que involucran a personajes que me ponen de mala leche, pero es que me intriga todo lo extraño.

De alguna manera me recuerda a la inmensa cantidad de hipocresía que somos capaces de producir, aceptar y asimilar en nuestras vidas cotidianas, simplemente porque nos negamos a aceptar la realidad de nuestras diferencias culturales a lo largo de nuestro crecimiento. O, simplemente por esa necesidad que tenemos de hacernos valer frente a un desafío, algo que nos convierte en monstruos que con mucho gusto se comerían a nuestros iguales para demostrar quién tiene el control. Al negarnos a aceptar la voluntad de nuestro vecino (lo que yo llamo las reglas), destruimos el orden que nos une y creamos el caos.

Y no podemos vivir juntos en un mundo finito, porque nos destruiremos unos a otros en cuanto sintamos que nuestra libertad está en peligro. Espera un minuto. Creo que ya te sabes todo esto, o al menos una versión "limpia" parecida.

Todo lo que creo es que somos unos hijos de puta egocéntricos que se niegan a aceptar que estamos fatal, incluso si nuestras acciones tan sólo prueban que somos básicamente seres bastante desagradables.

Hay un lado bueno en todo esto. Si nos damos cuenta de nuestra horrible naturaleza caótica y nuestros malos instintos, por lo menos podremos regocijarnos al saber que ya no somos unos hipócritas.

Lo siento, tiendo a dejarme llevar.

-------------------------------

Grant Morrison.

No creo que en absoluto seamos malvados, Alexander, sino que simplemente somos estúpidos y estamos asustados. Y algunos de nosotros tenemos más poder que el que la gente asustada y estúpida debería tener.

-------------------------------

Mark Haden Frazer, Oconomowoc

Invisibles,

es un viejo cliché. Llevar al nuevo recluta hasta la desesperanza y la muerte y luego hacerle volver. Durante el proceso le haces sentir la belleza y la alegría de lo que significa estar vivo. Si te gusta más así, la meta es hacer que lo vea todo con nuevos ojos. Y lo más jodido es que funciona.

Dejando a un lado las sencillas técnicas de lavado cerebral, bien puedo decir que Invisibles va a ser una serie muy densa, mucho más que Kid Eternity. Y hasta cierto punto me parece bien. Como he dicho antes y en otros sitios, ¡me encanta este tipo de material! Sin embargo, las ventas han probado en innumerables ocasiones que el lector de cómics habitual desde los 8 a los 88 años sigue queriendo leer a tíos disfrazados pateando culos. Espero que el nombre de Grant Morrison sea suficiente para rechazar a los lobos de la mediocridad, sin que resulte necesario reducir el mensaje o detener la serie. Has empezado de forma interesante y odiaría verla cortada antes de que llegue a su tope. 

Preguntas:

1-Había visto antes a King Mob, ¿dónde?
2-Ragged Robin es Crazy Jane, ¿verdad?
3-¿Cuándo empezaremos a llevar puestas en público esas insignias en blanco, generando así más confusión y discordia?
4-Por favor, no me digas que Los Hombres Langosta del Espacio Exterior están detrás de todo esto, ¿vale?

Cuídate, fnord 

-------------------------------

Grant Morrison.

Fnord a ti también, aunque no esté de acuerdo con que a Dane le hayan lavado el cerebro. Hasta donde sé, romper los bloqueos psicológicos enterrados (como aquellos sentimientos reprimidos que tiene Dane sobre su padre ausente), es más una estrategia desprogramadora que una técnica de lavado cerebral. Puedo dar fe, porque yo mismo lo he tenido que hacer demasiado recientemente con la ayuda de un terapeuta que utilizó un sistema basado en parte en las teorías de Wilhelm Reich. Reich creía que las experiencias traumáticas y emocionales no resueltas se almacenan en el cuerpo para manifestarse a continuación bajo la forma de problemas de salud recurrentes como asma, migrañas, dolores musculares crónicos, e incluso cáncer y enfermedades del corazón. Liberar las tensiones encerradas en nuestros cuerpos "descongela" las emociones retenidas para luego volver a re-experimentar e integrar esos eventos que provocaron el daño inicial. Esto conduce a una liberación de energía que puede estar enlazada con los sentimientos correspondientes de bienestar y felicidad. También rompe el ciclo de patrones de comportamiento y emocionales repetitivos y sin sentido. Por cierto, estas y otras ideas fueron consideradas tan peligrosas por el gobierno de Estados Unidos que en 1956 destruyeron los laboratorios de Reich y quemaron sus libros.

En cuanto a eso del lector "habitual", ¿quién le necesita? No creo en la gente "habitual". SANDMAN vendió muy bien, y aunque calculo que es poco probable que nadie, incluyendo (sospecho), el propio Neil, repita de nuevo las ventas de Sandman de la misma forma, me gustaría pensar que hay suficientes lectores, tanto dentro del público que sigue el cómic tradicional como ajenos al medio, como para mantener algo como LOS INVISIBLES. Por supuesto, puede que me equivoque. Y no sería la primera vez. Dicho esto, la saga de "Arcadia" se volverá más "difícil" según progresa la serie, por lo que si la gente es capaz de seguir adelante, no deberían tener demasiados problemas con el próximo festín de gore, pistolas, bombas y metafísica que aparecerá a lo largo de la colección.

Respuestas:

1-El personaje de King Mob apareció parcialmente en mis primeros trabajos, publicados o no, con su nombre de verdad. Desde entonces se ha afeitado la cabeza y ha empezado a vestir con la ropa que se puede ver en revistas como Skin Two<0>.
2-No puedo contestar esta pregunta por razones de copyright, (Crazy Jane pertenece a DC y Ragged Robin me pertenece a mí,) pero estoy seguro de que puedes pensar largo y tendido sobre lo que pasó con Kay Challis después de que dejase a Danny, el Mundo. 
3-Los parches blancos son baratos y fáciles de fabricar. Adelante.
4-Ni son Hombres Langosta ni son de Venus.

-------------------------------

Charles J. Sperling, NYC

Queridos Stuart y Julie:

había olvidado la primera vez que leí la palabra INVISIBLES en algún sitio, pero cuando vi el cómic, me eché a reír. Era la licencia de conducir de El Prisionero en la serie de televisión que empezó con el episodio "Arrival" y terminó con "Fallout". (Seguí sintiendo algo parecido con el tebeo titulado "Shattered Visage", aunque esa tetralogía no fuese tan buena.) Y quizá esto último también sea una metáfora de las series de Grant Morrison en Vertigo. Alrededor de la misma época en la que vi El Prisionero, creo que en 1979, también estuve leyendo una colección de ensayos sobre las películas de Jean-Luc Godard. Empezaban con One Plus One (o Sympathy for the Devil) de 1969, y el último ensayo era de Raymond Durgnant, que consideraba One Plus One una película "underground". Hosca y absorta en sí misma, pero de repente, inesperadamente capaz de producir una gran sensación de belleza.

El segundo capítulo de "Down and Out in Heaven and Hell" también era una obra "underground". Algunas partes no tienen sentido, como las dos que aluden a "preparar la Mano de la Gloria", el grupo de caza del zorro que persigue a Dane McGowan, pero que se detiene poco antes de asesinarlo, (¿por qué? Porque tiene que hacerlo, porque si no, no tendría la oportunidad de devolver el golpe más tarde, ¿verdad?), y también la página en blanco (una clase escolar a lo HORA ZERO) y esa escena en la que Tom habla sobre las ciudades, a veces parece brillante y otras alguien que dice bobadas (si no te gustan las ciudades, lárgate a una isla o a algún sitio en el campo.) Pero el vuelo de Dane como una paloma sonaba como algo real, y la paliza que Tom le da al joven, siendo cruel para ser amable, fue espléndida y casi te puedes creer que había algo importante en el negocio de estos Invisibles, sin duda lo suficiente como para asumir el reto de ser Jack Frost y volver a por más. Porque, mientras que no es que sea un gran seguidor de estas obras underground, estoy dispuesto a ofrecerles mi tiempo, sobre todo cuando son obra de Grant Morrison. Steve Yeowell es claro, simple y emocionante, sin duda un visionario, que es lo que requiere la historia, y la coloración de Daniel Vozzo hace que los blancos y los negros repiquen casi tan duramente como el gris / azul del vapuleo de la viñeta de la tercera página. Electric Crayon y Clem Robins también hacen un buen trabajo, y encima has dado tu palabra de que el Marqués de Sade pronto se cruzará en nuestro camino.

Seguiré echándoos un ojo crítico y cuidaos. Gracias por vuestro tiempo.

Postdata: en el bosque de Sandokán se puede encontrar cierto número de orangutanes hembra. La más popular es Jessica (el verdadero nombre de Howler, de la serie de Vamps, ¿no?). Y Julie, en serio, aquí en Malasia hay títulos Vertigo por todas partes.

-------------------------------

Grant Morrison

¡Julie! ¡Julie! ¡Charles J. Sperling te acaba de llamar orangután! Espero que te diviertas en tu viaje por el Sudeste de Asia, Charles. Cuando hice el viaje alrededor del Mundo, pasé un par de semanas en Malasia, pero casi todo el tiempo estuve en Penang y Singapur, viajando en autobús y en tren. Por otro lado, te habrás dado cuenta de que los cazadores no mataron a Dane porque en realidad eran la banda de King Mob haciéndose pasar por cazadores, ¿verdad?, (para más información sobre los cazadores reales de gente sin hogar, tal y como se ve en el segundo número, tendrás que esperar a Invisibles nº 11.) En cuanto a la pareja que prepara La Mano de la Gloria, es algo que tendrá más sentido cuando te leas el arco argumental titulado "Sensitive Criminals" del próximo año. Saber que la escena en la que aparecían no era la primera te ayudará a entender mejor las cosas. Uno de los problemas de hacer una historia larga de forma mensual es que algunos elementos pueden parecer arbitrarios e inexplicables, pero te lo aseguro, todo encajará a lo largo de la saga. 

NUEVA YORK EN EL DAREDEVIL DE FRANK MILLER

"Investigué mucho para hacer un buen trabajo. Si me pedían que dibujara una cascada, iba hasta una y la dibujaba. Esto es algo que a...